Alicia Regueira: «Sabemos lo que es vivir momentos malos y no queremos que nadie los pase»

Acaba de donar más de 200 kilos de fruta a Cáritas para ayudar a sobrellevar esta situación a sus vecinos


ribeira / la voz

En la maleta de la vida, la familia de Alicia Regueira lleva muchos recuerdos, y no todos fueron buenos, ya que pasaron por algunas épocas de estrecheces, «porque mi madre tuvo que sacar adelante la frutería ella sola y con cuatro hijos a su cargo. Fue hace 48 años y eran otros tiempos». Esa experiencia les valió para hacerse más fuertes, y también para saber valorar que las cosas normalmente nunca vienen de cara y es importante ayudar a los demás.

Ahora, la crisis desencadenada por el coronavirus les ha servido para poner en práctica esta filosofía de vida, «porque sabemos lo que es vivir momentos malos y no queremos que nadie los pase. Hay que luchar mucho para salir adelante», afirma Alicia Regueira, que ahora es la cabeza visible de Frutas Reyjosa, aunque su fundadora, Ramona Pouso, también sigue al pie del cañón.

Todo comenzó con motivo del Día de la Madre, cuando decidieron mover a través de las redes sociales sus propuestas para regalar ramos de flores o cestas de fruta a las mamás. La respuesta fue increíble y no pararon de recibir llamadas, «incluso de gente de aquí que vive Madrid y quería que les lleváramos un regalo a su familiar, ya que ellos no podían verla en estos momentos tan difíciles».

Alicia Regueira confiesa que hubo algunos días en los que se sintió desbordada por la gran cantidad de pedidos que recibía, y temiendo que las empresas que le suministraban la flor no pudieran llegar a tiempo. «Desde el principio, tenía muy claro que no iba a dejar a ninguna madre sin su regalo. Para mí, mi madre es un referente y mis hermanos siempre dicen que nunca corté el cordón umbilical y sigo muy liada a ella», afirma la boirense.

Así que siguió cogiendo encargos, que siempre le pedían que transmitieran alegría, «ya que si sus hijos no podían estar con sus madres ese día, por lo menos que se lo alegraran». Fueron más de 150 regalos, y no solo de clientes habituales, sino de muchos otros nuevos, algo que emocionó a Alicia y a Ramona, porque todo el mundo se está volcando en colaborar con el comercio local.

 Tocar la fibra

Esta situación les llevó a pensar en cómo podían ellas agradecer todo este apoyo y al mismo tiempo ayudar a personas que lo están pasando mal. Así que se les ocurrió que podrían hacer un donativo a aquellas familias del municipio que peor lo están pasando.

Hablaron con el Concello y desde allí las pusieron en contacto con Cáritas para efectuar la donación de cerca de 200 kilos de fruta. «Yo había pensado en dar manzanas y naranjas, que suelen ser más duraderas, pero mi madre me dijo que no. Que era mejor peladillos, que empieza ahora la temporada y son más difíciles de conseguir para mucha gente, y también plátanos para los más pequeños», apunta Alicia Regueira, que ayer entregó las cajas de alimentos a los voluntarios de Protección Civil de Boiro para que las llevasen a Cáritas.

Tanto ella como su madre reconocen que esto es solo un granito de arena, pero que si todos arriman el hombro se puede superar mejor esta situación y salir adelante. Nadie mejor que ellas saben lo que es pasar por momentos complicados, y por eso son conscientes de que tenían que devolver el afecto que recibieron de sus clientes desde que empezó la pandemia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alicia Regueira: «Sabemos lo que es vivir momentos malos y no queremos que nadie los pase»