El virus que anuló la Semana Santa privó de empleo a 881 mariñanos

Abril acaba con 4.054 parados, un 27,76 % más que en 2019, sin contar los ERTE

Solo por las restricciones de la pandemia es posible ver la Praza Maior de Viveiro tan vacía como en esta imagen de archivo
Solo por las restricciones de la pandemia es posible ver la Praza Maior de Viveiro tan vacía como en esta imagen de archivo

viveiro / la voz

La pandemia que congeló la economía y confinó a la sociedad se llevó por delante una temporada fundamental para el sector servicios de A Mariña y, por tanto, para el empleo temporal en la hostelería y el comercio. Al no poder celebrarse la Semana Santa, unos 881 mariñanos perdieron la opción de trabajar durante esas fechas en los quince municipios del norte lucense. La cifra es la diferencia entre los 4.054 anotados en las listas oficiales al acabar este abril y los 3.173 del mismo mes del año pasado, con lo cual el paro se disparó un 27,76 %. En realidad los inactivos son unos miles más porque en las estadísticas oficiales del desempleo no figuran los afectados por ERTE (expediente de regulación temporal de empleo).

Aunque no trabajan, el Gobierno no considera paradas a todas esas personas que subsisten con prestaciones públicas, si las han cobrado. Interpreta que no buscan empleo porque entiende que no han perdido el que tenían, sino que está suspendido momentáneamente. Una referencia sobre el número de esos damnificados laborales en A Mariña son los alrededor de 1.700 comercios y bares de la comarca obligados a cerrar por la pandemia, además de negocios de otros sectores.

Como siempre, y con Viveiro como epicentro de A Mariña, la Semana Santa propicia contrataciones en el comercio y la hostelería que pueden prolongarse hasta el verano y continuar hasta el remate de la época vacacional por excelencia. La Pasión del año pasado se celebró a mediados de abril, casi en las mismas fechas previstas para este año. No pudo ser, por el estado de alarma decretado para combatir el covid-19.

Incluso sin cifras de los inactivos por ERTE, las estadísticas del Servicio de Empleo Público Estatal y de la Consellería de Emprego registraron este abril 4.054 parados en la comarca, un 6,82 % más que en marzo, cuando a mediados de mes comenzó el confinamiento, y un 13,08 % más que en febrero, cuando la pandemia parecía un problema lejano y, por tanto, ajeno.

La comparativa interanual evidencia el golpe socioeconómico del virus. Comparando con abril de 2019, el incremento comarcal del 27,76 % supera al nacional, el 21,10 %, y casi dobla al autonómico (15,28 %) y al provincial (15,39 %). Mucho mejor sale A Mariña en el balance intermensual. Abril concluyó con 259 parados más que en marzo, una subida del 6,82 %, inferior al 7,39 % del total de la provincia de Lugo, al 9,83 % de Galicia y al 7,97 % de España. Otro dato que da idea del impacto del covid-19 es la diferencia entre los desempleados del inicio de marzo con la misma fecha de mayo: 469 más, una subida del 13,08 %.

Por sectores y municipios

El sector servicios es el más castigado en A Mariña: incluso sin contar los ERTE, 3.094 personas están anotadas oficialmente como demandantes de empleo. Las estadísticas también registran 307 en la construcción, 312 en la industria, 142 en la agricultura y la pesca y 199 que nunca han firmado un contrato laboral. Ateniéndose al sexo, se repite la fotografía habitual, aunque más agudizada: de los 4.054 parados, 2.430 son mujeres (seis de cada diez) y 1.624 hombres.

Por municipios, a mayor población, más desempleados. Tras un abril en el que la pandemia le robó la Semana Santa, Viveiro arranca mayo con 1.124 vecinos en las listas del paro, Ribadeo con 692, Burela con 543 y Foz con 541. En Cervo hay 221, en Xove 166, en Barreiros 162, en Mondoñedo 135 y en Lourenzá 86. En O Vicedo suman 88 parados, en A Pontenova 76, en O Valadouro 72, en Alfoz 57, en Ourol 52 y en Trabada 39.

 

Más de 14.300 lucenses quedan temporalmente inactivos por la crisis del covid-19

Por más de dos se han multiplicado en la provincia las empresas y los trabajadores acogidos a expedientes temporales de regulación de empleo, los ERTE que no aparecen en las estadísticas oficiales del paro. El último parte diario emitido por la Consellería de Emprego, Economía e Industria indica que hasta este martes se habían presentado en Lugo 4.138 ERTE que afectan a 15.340 empleados. El pasado 24 de marzo, nueve días después del inicio del estado de alarma en España, en la demarcación lucense 1.845 empresas habían optado por suspender la actividad de 6.285 profesionales.

Según los datos de Economía, Lugo sigue siendo la provincia con menos personas inactivas por regulaciones temporales de empleo. En Ourense son 17.971, de 4.263 empresas; en A Coruña, 65.624 de 13.894 firmas; y en Pontevedra, 81.995 empleados de 12.574 negocios. Hasta este martes, en toda Galicia los ERTE afectan a 233.830 profesionales de 35.092 empresas.

OPINIÓN

Punta del iceberg

No en la misma proporción que un iceberg (se estima que la parte de esa masa de hielo flotante que sobresale del agua que es un 10 % de la sumergida), pero los 4.054 parados oficiales de A Mariña no reflejan el impacto real de la pandemia sobre el empleo y, por tanto, sobre la economía. Sumándole los inactivos por ERTE se aproximará más a un escenario que ya produce escalofríos, aun sin saber hasta dónde nos hundiremos con el covid-19.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El virus que anuló la Semana Santa privó de empleo a 881 mariñanos