La interpretación de la norma de los 5.000 vecinos va por barrios

La delegación del Gobierno limita a 9 los núcleos gallegos no municipales sin horarios de salidas


santiago / la voz

Ni un solo día sin que un alcalde, un presidente de comunidad, un delegado del Gobierno o un ministro interprete a su manera la norma que regula las salidas a la calle escalonadas y que libera a los ayuntamientos de menos de cinco mil habitantes a ajustarse a los tramos horarios determinados por Sanidad. Así fue como se anunció la norma, pensando en los concellos, pero cuando se llevó al boletín oficial se introdujeron matices que hicieron dudar a los que debían hacer cumplir el texto legal, porque ya no se hablaba solo de municipios sino que se introducía la figura del núcleo separado con entidad propia.

El presidente de la Xunta trasladó esta «descoordinación» a Pedro Sánchez en la videoconferencia dominical, dentro del paquete de reproches por el descontrol del mando único al transmitir las órdenes. El agravio con Galicia lo caldearon los vecinos de Asturias, donde numerosos alcaldes achicharraron el teléfono del delegado del Gobierno en el Principado para que este aclarase con Madrid el alcance del concepto de «entidades locales menores». Y allí dejaron hacer, con una interpretación ancha de los límites territoriales. En Galicia, de aplicar la norma como hicieron los regidores asturianos, algo más de un millón de gallegos podrían sumarse a los que ya no tienen ningún tipo de restricción horaria para salir a la calle.

Las dudas llevaron a la Xunta a probar suerte con el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, al que le trasladaron una carta el pasado sábado describiendo la situación y haciendo una batería de preguntas técnicas sobre cómo se debía aplicar la norma. En poco más de dos carillas el exalcalde de A Coruña contestó al vicepresidente de la Xunta, dejándole algún recado entre párrafos. La parte más práctica de la cordial y envenenada respuesta deja claro que en Galicia solo hay nueva «entes territoriales inferiores al municipio que administren núcleos de población de menos de 5.000 habitantes. Son, en Pontevedra, Arcos da Condesa (Caldas de Reis); Bembrive (Vigo); Camposancos (A Guarda); Chenlo (Porriño); Morgadáns (Gondomar); Pazos de Reis (Tui); Queimadelos y Villasobroso (Mondariz); y, en Ourense, Berán (Leiro). Son los que se arrimaron a una Lei de administración local de Galicia de 1997 que fijaba la posibilidad de que estos núcleos separados de la capital tuvieran una gestión descentralizada. Y es en ese punto en el que Losada le reprocha a Alfonso Rueda el escaso interés del Gobierno gallego por desarrollar una ley que tenga en cuenta las parroquias rurales. De todas formas, el delegado no se pilló los dedos por escrito, y ante la evidencia de que Feijoo había tratado el asunto directamente con el jefe de los socialistas dejó abierta la puerta a una interpretación de la «autoridad competente».

Los que no debieron leer las aclaraciones de Losada en sus redes sociales fueron los alcaldes de Silleda y Ponte Caldelas, ambos socialistas, que se han apuntado a la interpretación que le gusta a la Xunta y que permitiría dar libertad sin ataduras legales a los núcleos rurales con menos de cinco mil habitantes con independencia de cuántos residentes sume el municipio. En el Facebook del concello de Silleda, gobernado por Manuel Cuíña, se advertía el viernes que no había que someterse a los tramos horarios, eso sí, apelando a la prudencia. El mensaje se corrigió el sábado.

En Ponte Caldelas, Andrés Díaz apelaba al «espíritu» de una norma que va por barrios y recordaba también en sus redes que la capital no llega a 2.500 habitantes, aunque el municipio tenga 5.400. Y no lo dice por despiste, lo argumenta: cree que la dispersión poblacional ha ayudado al Concello a esquivar el coronavirus, y que ahora los vecinos deben beneficiarse de salir a las horas que quieran para no coincidir todos a las ocho de la tarde «invandindo no casco urbano o Paseo do Calzada».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La interpretación de la norma de los 5.000 vecinos va por barrios