El sistema tormentoso que atravesó Galicia este lunes no ha defraudado. El aire cálido de las últimas 36 horas, que dejó máximas por encima de los 30 grados e incluso noches tropicales, con mínimas superiores a los 20, fue uno de los motores que generó la inestabilidad. La borrasca situada al oeste de la Península fue otro de los elementos que favorecieron la irrupción del aire africano primero, pero también del desarrollo de potentes nubes de tormenta después.

El episodio tormentoso ha sido breve pero intenso. Los vientos llegaron a alcanzar los 145 kilómetros por hora en Viveiro. En otras muchas localidades se superaron la barrera de los 100, como punta Candieira, en Cedeira (124.5 km/h), Marco da Curra, en Monfero (117.0 km/h) y en Xabrega, en Sober (104.2 km/h). 

Además, se registraron trombas de agua en algunas zonas del norte de Lugo, como Ribadeo, donde cayeron hasta 18,6 litros por metro cuadrado en menos de una hora. Las precipitaciones se presentaron además en forma de granizo y acompañadas de aparato eléctrico. Se han registrado 166 rayos en las primeras horas. 

;
Una fuerte tormenta de viento y agua levanta parte de la cubierta del instituto Río Cabe Una fuerte tormenta de viento y agua levanta parte de la cubierta del instituto Río Cabe

El paso de la tormenta dejó además un descenso súbito de las temperaturas que no se produce todos los días. Tal y como informa MeteoGalicia en Lalín el termómetro descendió 6 grados en media hora. Este descenso tan notable en tan poco tiempo se debe a la llegada del aire más frío, otro de los ingredientes que participaron en la formación de los cumulonimbos. 

El viento arranca parte del tejado de un edificio de viviendas en Verín

La Voz
El tejado quedó tirado justo delante de la farmacia
El tejado quedó tirado justo delante de la farmacia

La estructura cayó a las puertas de una farmacia

La tormenta llegó arrasando a Verín. Alrededor de las cuatro de la tarde, y en apenas media hora, el fuerte viento consiguió arrancar parte del tejado de un edificio de ocho plantas en la avenida de Laza. No solo voló la estructura superior, sino que una de las viviendas quedó sin techo en una de las habitaciones, que ahora está a cielo abierto. 

El trozo de tejado arrancado por el viento se desplomó en la calle, cayendo en la zona de aparcamiento de la acera de enfrente, justo a las puertas de una farmacia. Y ahí sigue dos horas más tarde mientras los bomberos y Protección Civil tratan de restaurar la normalidad en la zona. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un descenso de 6 grados en 30 minutos