El conductor que se fue al mar en Carril no quiso someterse al test de alcoholemia

Las pruebas para confirmar los signos que manifestaba de haber bebido o consumido alguna droga fueron realizadas en el hospital

Ayer, en Carril, no se hablaba de otra cosa. Las franjas horarias que permiten amortiguar el confinamiento para hacer deporte o simplemente pasear funcionaron como auténticos foros, fugaces pero tremendamente efectivos, a la hora de comentar, desde el balcón o a pie de acera, el estruendoso episodio que se había desarrollado en la plaza de A Liberdade la noche anterior. La caída de un automóvil al mar tras haber protagonizado una carrera frenética a lo largo de la avenida Rosalía de Castro y la intervención de las cinco personas que consiguieron extraer al conductor del interior del vehículo estaban en boca de todos. Uno de los interrogantes que rodea al accidente apunta a la suerte que corrió el individuo, a quien dos patrullas de la Policía Local de Vilagarcía se llevaron poco después de haber sido rescatado. Por lo visto, se negó en redondo a someterse a las pruebas de alcoholemia y consumo de sustancias psicotrópicas.

En cuanto a las motivaciones que lo llevaron a pilotar a toda velocidad hasta encontrarse con la isleta en la que concluye la avenida y salir proyectado sobre ella para destrozar la balaustrada y acabar volcado sobre una lancha, con el agua al cuello, el hombre dijo entre poco y nada a los agentes. Así que fue trasladado al Hospital do Salnés para comprobar si había sufrido algún daño. Por lo que respecta a su integridad física aparentaba hallarse razonablemente bien. Otra cosa son los signos de haber bebido con generosidad o ingerido algún tipo de droga que, según quienes le salvaron literalmente la vida, manifestaba con claridad. Por lo pronto, el individuo se las verá con una acusación por un delito contra la seguridad del tráfico, que se verá agravada en caso de que los test demuestren que el sábado por la noche se puso al volante en estado de ebriedad.

Como razonó una de las cinco personas que se echaron al mar para sacarlo del coche a través del maletero, después de haber intentado abrir sus cuatro puertas sin éxito y desmontado los reposacabezas, «con él no iba nadie más». Así que, a no ser que él mismo lo explique, será complicado llegar a saber si el aparatoso siniestro se originó sin más en la falta de control que acompaña a una buena ingesta etílica o si existía otra razón para su comportamiento. Javi Otero, Chepito, otro de los participantes en el rescate espontáneo, asegura que el sujeto deliraba mientras lo conducían a tierra. «No paraba de decir ‘‘arrivederci, es el fin’’».

Rescatan con el agua al cuello a un hombre que conducía sin control y se precipitó al mar en Carril

serxio gonzález
;
Así salvaron al hombre que se fue al mar en Carril con su coche Cinco personas consiguieron sacar al conductor por el maletero

Cinco personas se zambulleron y lo salvaron después de que el coche volase sobre una rotonda hasta volcar en la dársena

El tipo que anoche estrelló su automóvil sin control alguno contra la balaustrada del paseo de Carril y acabó enfangado hasta las cejas en la dársena del puerto puede asegurar que ha nacido varias veces. Primero, por no haberse matado en un accidente violento y absolutamente desnortado. Segundo, por no haberse llevado a alguien por delante en el primer del confinamiento en el que la gente podía echarse a la calle y dar un paseo o hacer deporte a su manera. Tercero, porque el vehículo que conducía cayó sobre una lancha, que resultó destrozada pero impidió que se fuese al fondo. En cuarto lugar, porque en aquel momento, que se acercaba a las diez de la noche, la marea todavía estaba subiendo y la altura del agua no anegó la cabina. Pero nada de todo esto hubiese servido en absoluto si cinco personas que escucharon el estruendo y estaban allí al lado no se hubiesen echado al mar para salvarlo. El sujeto, que exhibía signos evidentes de haber consumido alcohol o sustancias psicotrópicas en cantidad suficiente como para que ponerse al volante fuese lo menos recomendable, abandonó el lugar del estropicio en manos de la Policía Local.

Seguir leyendo

Votación
6 votos
Comentarios

El conductor que se fue al mar en Carril no quiso someterse al test de alcoholemia