Manual para peluquerías con riesgo cero de covid-19

Publican una guía con recomendaciones para que el sector pueda abrir sus puertas con seguridad este lunes 4 de mayo


Redacción

Adiós a las barbas sin arreglar, a las raíces en el pelo y al cabello mal teñido. Con la vista puesta en el próximo lunes, jornada en la que podrán volver a abrir sus puertas con cita previa y aforo limitado al 30 %, peluquerías y salones de belleza ultiman su adaptación a las normas de la reapertura con toda una serie de cambios para mejorar la seguridad y una consigna clara, nada de relajarse.

TheQhair, la certificación equivalente a la Q de calidad en este sector, acaba de publicar una guía útil sobre el covid-19 tanto para los profesionales del sector como para los clientes, a los que recomiendan dar a conocer las medidas activadas en el salón para garantizar el riesgo cero de contagios, más allá del consabido lavado de manos frecuente.

Lo que parece claro es que, desde el lunes, nada será como antes. Y habrá cambios desde que se entra hasta que se sale, pues una de las recomendaciones en las que inciden es la «necesidad de controlar al máximo el contacto físico en momentos como el saludo y despedida al cliente». Y en la misma entrada, se instalará un dispensador de gel hidroalcohólico y se podrán observar por ejemplo, las cajas registradoras y terminales punto de venta, protegidas «con papel film o similares». No será la única novedad.

«Tu equipo debe utilizar mascarillas, guantes y gafas protectoras o pantallas de seguridad», explican a los propietarios de los salones de belleza desde TheQhair. Y añaden que la ropa de trabajo de los peluqueros debe ser «preferiblemente de tela repelente o anti fluido» y su calzado de fácil desinfección. En cuanto a los clientes, también sugiere que se les entreguen guantes y mascarillas «para el uso de revistas, contacto con productos y para el pago en metálico o por terminal».

En el salón, como no, máxima limpieza y desinfección, y un buen sistema de ventilación. El área de trabajo ha de estar a distancia suficiente de la zona de espera y otro tanto ha de ocurrir con las zonas de aguas o las cabinas para tratamientos faciales o estéticos. En el baño, que se limpiará tras cada uso, bien a la vista la lejía y una papelera para tirar desde pañuelos desechables a elementos de protección.

Y puestos en faena, los profesionales habrán de usar «capas, toallas y herramientas embolsadas o bien que sean desinfectadas y esterilizadas para cada cliente. Desechables para tratamientos de color». Y en el caso de barbería, donde se produce un contacto más frontal, los elementos de protección se utilizarán «sin excepción», siendo las cuchillas de un solo uso y se recomienda disponer de brochas exclusivas para cada cliente.

Por su parte, Xunta de Galicia ha anunciado este viernes que solicitará al Gobierno central que establezca unas directrices claras para que el sector pueda reabrir con garantías y trabaja en un protocolo específico para las peluquerías por sus características especiales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Manual para peluquerías con riesgo cero de covid-19