El Gobierno aprueba la modificación de las unidades legales de referencia

La constante universal de Planck es el nuevo referente para medir el kilogramo


redacción / la voz

La invención de la agricultura dio paso a los primeros asentamientos que fueron creciendo con el paso del tiempo hasta convertirse en ciudades. Allí, el ser humano comenzó a comerciar con los excedentes. Para poder realizar un intercambio había que relacionar el valor del producto con la cantidad. «Nun mercado da Babilonia antiga non se sabía moi ben canto podía ser exactamente un quilo de trigo. Por elo, o ser humano deuse conta de que había que poñer normas para os pesos e as medidas», reconoce Jorge Mira, catedrático de Física de la Universidad de Santiago.

La historia para encontrar sistemas de referencia que sirviesen para medir el espacio y el peso atravesó varias fases. «A finais do XVIII estableceuse o metro en base a lonxitude do meridiano e definiuse coma unha dez millonésima parte do meridiano mentres co peso tomouse como referencia un litro de auga no seu punto de conxelación», sostiene Mira.

Los científicos se dieron cuenta de que estos sistemas eran algo aparatosos para un mundo cada vez más moderno. En 1875 se celebró la Conferencia del Metro en París. «Alí se creou unha barra para o metro e un cilindro de platino e iridio de 47 centímetros cúbicos para o quilo. Se alguén quería saber canto era un metro ou un quilo tiña que ir ata París. A xente facía copias da barra e do cilindro, pero claro polo camiño perdía ou gañaba átomos e xa non era tan preciso coma o orixinal», explica el físico.

En 1960 la ciencia volvió a abrir el debate del metro para tratar de cerrarlo definitivamente tomando como referencia una constante del universo, la velocidad de la luz. «Dende fai tempo o metro é a distancia que percorre a luz en 299.792.458 parte dun segundo», apunta Mira.

Una vez resuelto el problema del metro faltaba el asunto del kilo. La ciencia quería también referenciar esta unidad de medida en base a otra constante del universo, que permaneciera inamovible mientras las leyes de la física no se modifiquen. Esa constante que ya se recoge en el Boletín Oficial del Estado es la de Planck. «É a unidade mínima de acción da natureza. A acción é unha magnitude física que relaciona enerxía e tempo. A enerxía leva implícita as unidades de quilo, metro e segundo. Como xa estaba definido o metro e segundo o que se fixo foi definir o quilo en función da constante de Planck», concluye Mira.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

El Gobierno aprueba la modificación de las unidades legales de referencia