Filmado por primera vez un oso pardo en el Macizo Central ourensán

El ejemplar es un macho de entre 3 y 5 años, el primero que transita esta comarca en los últimos 150 años


Las cámaras de la película Montaña ou Morte, producida por Felipe Lage para Zeitun Films y dirigida por el cineasta Pela del Álamo, han registrado por primera vez un oso pardo en el Macizo Central Ourensán, según informa la productora. Al respecto, indica que las citadas cámaras registraron, reiteradamente, la presencia de un oso pardo en diversas localizaciones del Parque Natural dos Montes do Invernadeiro, en Ourense. Las imágenes corresponden a las cámaras de fototrampeo que la producción tiene repartidas por varias localizaciones de la zona desde hace dos años con el fin de registrar fauna salvaje.

Estas imágenes serán parte de dicha película que ahora se encuentra en fase de desarrollo y para la que cuenta con financiación de la Axencia Galega das Industrias Culturais (Agadic), en colaboración con el Servizo de Conservación da Natureza da Xunta de Galicia en Ourense. Para el registro de las imágenes, el equipo de Zeitun Films contó con el asesoramiento de los agentes ambientales de la Xunta en O Invernadeiro, Ricardo Prieto y Tomás Pérez Hernández, «los dos expertos conocedores de la comarca», apunta.

«El ejemplar, un macho de entre 3 y 5 años, es el primero en ser filmado en la zona y, probablemente, el primero que transita esta comarca en los últimos 150 años», apunta la productora. Además, explica que, según los agentes ambientales del parque, «el animal pasó con toda seguridad el invierno» en la zona y no se descarta, según explica, que proceda «de la zona occidental, probablemente de O Courel». El oso pardo es una especie protegida en España desde el año 1973 y en Galicia mantuvo una presencia histórica, aunque intermitente, en la zona de los Ancares lucenses.

¿Pueden los osos pardo y los seres humanos convivir en O Courel?

Xavier Fonseca

Un proyecto plantará hasta 100.000 árboles para mejorar el hábitat en O Courel y propiciar una convivencia pacífica entre los gallegos y el plantígrado

La historia del oso pardo y el ser humano es el relato milenario de una persecución sin tregua que estuvo a punto de provocar la extinción del animal terrestre más grande de toda la fauna ibérica. «En la Edad Media había por toda la Península. Llegaban incluso hasta Andalucía. Durante siglos se cazaba de manera indiscriminada, pero en los años 70 del pasado siglo se declaró especie protegida y a partir de los 90 la población cantábrica comenzó a recuperarse sola. Hay que destacar que no son especies reintroducidas como sí se hecho, por ejemplo, en los Pirineos», explica Fernando Ballesteros, presidente de la Fundación Oso Pardo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

Filmado por primera vez un oso pardo en el Macizo Central ourensán