El San Froilán de Lugo será de perfil humilde y mirando al repunte del covid de otoño

Las medidas anunciadas por el Gobierno dificultan que se celebre el Caudal Fest en septiembre

Imágenes como esta de las casetas del pulpo de San Froilán serán casi imposibles este año
Imágenes como esta de las casetas del pulpo de San Froilán serán casi imposibles este año
Xosé M.Palacios
la Voz / Lugo

Si la evolución de la pandemia de coronavirus es buena durante las próximas semanas la nueva normalidad de la que habla el Gobierno influirá en la celebración de las grandes fiestas de Lugo. La última fase de la desescalada marca las normas sobre las que se regirán los espectáculos culturales al aire libre a partir de finales de junio: para aforos de menos de 800 personas, sentadas y guardando distancia de seguridad.

La evolución del coronavirus durante el verano podría modificar esta variable, pero los organizadores de eventos trabajan con la idea de que en el otoño puede haber un nuevo repunte de casos de covid-19. Y el otoño lucense arranca desde hace dos años con el Caudal Fest y sigue después con el San Froilán, dos fiestas que reúnen a miles de personas.

Desde el Área de Cultura del Concello, que dirige Maite Ferreiro, señalan que tienen todo preparado para que se puedan celebrar las fiestas patronales. Otra cuestión es cómo serán. Ferreiro explica que se contemplan varios escenarios para la celebración del San Froilán, que debería ser del 4 al 12 de octubre: «O principal é tomar medidas para evitar contaxios e dende a comunidade científica fálase dun posible repunte cara o outono o que afectaría de cheo ás Festas de San Froilán, por iso estamos traballando en propostas alternativas en previsión de que as Festas teñan que celebrarse dun xeito distinto ao que estamos acostumadas, sen aglomeracións e sen concentracións de xente».

En la nueva normalidad del Gobierno los conciertos no pueden ser para más de 800 personas, todas sentadas y con distancia de seguridad
En la nueva normalidad del Gobierno los conciertos no pueden ser para más de 800 personas, todas sentadas y con distancia de seguridad

Por este motivo, desde el Área de Cultura, explica la edila del BNG, «estamos todos involucrados na organización do San Froilán, o que nos permitirá levar adiante, dun xeito ou outro, a que é a gran festa do outono galego».

El Concello ya tenía las bases de las casetas del pulpo y de las barracas preparadas para su licitación, en principio por tres años, pero con la llegada del covid se están estudiando fórmulas alternativas, como un adjudicación exclusiva de un año y que recoja los atenuantes del coronavirus o incluso la prórroga de las bases del año anterior. Pero esta decisión no se tomará hasta que vayan pasando las semanas y se defina el panorama sanitario.

Imágenes del recinto ferial del San Froilán de Lugo que dificílmente se repetirán este año
Imágenes del recinto ferial del San Froilán de Lugo que dificílmente se repetirán este año

Si hubiese un regreso a cifras de contagios y fallecidos como los de hace unas semanas, el San Froilán 2020 podría correr el mismo camino que el Arde Lucus, la suspensión. Si el escenario sanitario es bueno, habrá limitaciones de seguridad y las patronales de Lugo serán más discretas de como las hemos conocido durante las últimas décadas, con casetas de pulpo con distancias de seguridad entre comensales y conciertos pequeños y con el aforo sentado, como ya viene ocurriendo en actuaciones de la plaza de Santa María. Sería un San Froilán más humilde y de andar por casa, con tradiciones como el Domingo das Mozas , la ofrenda en la Catedral, el pregón y algún espectáculo callejero para poco público o actuaciones vías streaming para seguir a través de redes o también en aforos pequeños. La programación de grupos locales tendría mayor protagonismo.

Uno de los problemas con los que se están encontrando las concejalías de Cultura es la contratación de artistas y técnicos ya que estos al no tener ingresos desde el 14 de marzo han paralizado su actividad y las pocas actuaciones que se les contratan no les compensan para que de nuevo reabran sus negocios.

Más de 32.000 personas acudieron al Caudal Fest de Lugo en el 2019
Más de 32.000 personas acudieron al Caudal Fest de Lugo en el 2019

Más difícil es que se llegue a celebrar el Caudal Fest, que aunque aún no tenía las fechas anunciadas (se supone que 18 y 19 de septiembre) ni grupos en cartel, la reunión de miles de personas no favorece su organización. El pasado año tuvo 32.758 asistentes. A su favor está que se celebra en el entorno natural del río Miño y hay espacio suficiente, pero por otra parte es muy complicado mantener las distancias de seguridad. Desde el Concello, que patrocina la cita, están a la espera de que la empresa organizadora se pronuncie, aunque como se está viendo otros festivales de música de Galicia y España se están suspendiendo. 

Corpus

Por otra parte, el 21 de junio debería celebrarse la Ofrenda do Antigo Reino de Galicia, Festa de Interese Galego. Las limitaciones que puso el Gobierno indican que los cultos religiosos se pueden celebrar con la mitad de aforo, lo que no impediría esta celebración, que en el caso de Lugo organiza el Obispado. Desde el Concello se está a la espera de lo que decidan.

Dudas con el festival de Pardiñas y con el San Ramón, pesimismo sobre la Malla de Meira y anulación del FIV

Que se vayan a celebrar este año el festival de Pardiñas (Guitiriz) o las fiestas patronales de San Ramón y Santa María (Vilalba) es en estos momentos una incógnita, y solo la evolución de la actual pandemia aclarará las dudas. El festival, que desde el inicio organiza la Asociación Cultural Xermolos y que el año pasado alcanzó las 40 ediciones, tiene fechas fijadas, del 31 de julio al 2 de agosto, pero no garantía de celebración. «Témolo no aire», admitió ayer el coordinador de Xermolos, Alfonso Blanco.

La organización incluso contactó con algún grupo para confeccionar el cartel de este año, aunque no se llegó a cerrar ninguna actuación. «A ver se hai sorte, pero está complicado», dijo Blanco.

En una línea similar se mueven las fiestas de la capital chairega, ahora organizadas por el Concello. La concejala de Cultura, Vanesa Siso, explicó que se había contactado con alguna orquesta, pero que la celebración de los festejos -incluida la Xira, que tiene lugar el fin de semana anterior y que reúne a miles de personas en el área recreativa de A Magdalena- estaba totalmente supeditada a la evolución del covid-19.

Más pesimismo hay en Meira sobre la celebración de la Festa da Malla, que tiene lugar en agosto, después de las fiestas en honor a Nuestra Señora y a San Roque. El alcalde en funciones, Agustín Méndez, dijo que era difícil preparar un festejo al que acuden miles de personas con las actuales restricciones. Por ello, agregó, ni siquiera se ha abordado la celebración con la asociación encargada de dicha tarea. Méndez extendió a las fiestas patronales la misma idea de una improbable celebración este año.

En Vilalba, hace semanas, se anunció la cancelación del FIV, que iba a tener lugar el último fin de semana de abril, y está decidido que no se celebre hasta el año próximo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
30 votos
Comentarios

El San Froilán de Lugo será de perfil humilde y mirando al repunte del covid de otoño