El límite entre Galicia y Asturias, donde es imposible cumplir la norma


Ribadeo / La Voz

Si se quiere hacer cumplir la norma que impide viajar entre provincias, el Gobierno deberá cortar el tráfico en la N-642, que en varios tramos serpentea entre Asturias y Galicia. Más allá de la caricatura, hay lugares donde el día a día convierten las fronteras administrativas en papel mojado. Una de esas zonas mestizas es Abres, la parroquia eclesial que comparten el ayuntamiento asturiano de Vegadeo y el gallego de Trabada. Ocurre que la escuela, el cementerio y la iglesia están en Asturias, adonde ahora tienen prohibido ir los residentes en la zona gallega. El alcalde de Vegadeo, César Álvarez, pedirá aclaraciones a la Delegación del Gobierno.

Quien más sufre la situación es Ribadeo, referente comercial y de servicios de una amplia comarca asturgalaica. La autovía del Cantábrico une por el puente de los Santos las dos comunidades autónomas y la Guardia Civil y la policía ribadense han tenido que enviar de regreso a asturianos que pretendían acceder a comprar en Ribadeo, donde se encuentra la única área comercial entre Ferrol y Avilés. Ya no lo hacen y, sin la vecina Asturias, Ribadeo tiene mucho más complicado ver el final del túnel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El límite entre Galicia y Asturias, donde es imposible cumplir la norma