Uruguay resiste con muy pocos afectados: «Los ciudadanos acataron lo ordenado»

Un gallego que lleva 42 años en Montevideo explica las medidas adoptadas en el país sudamericano

Toni García de Seárez, en una visita a Carballo, lleva más de 42 años con un programa de radio en Montevideo dedicado a Galicia
Toni García de Seárez, en una visita a Carballo, lleva más de 42 años con un programa de radio en Montevideo dedicado a Galicia

Redacción / La Voz

El no tan pequeño país de Uruguay (176.215 kilómetros cuadrados), con tres millones y medio de habitantes, está resistiendo muy bien la ferocidad del coronavirus. Hasta ayer se habían registrado 625 infectados (más de la mitad, ya curados) y 15 fallecidos.  Antonio García de Seárez, un gallego de Carballo que lleva 42 años en el país (los mismos que lleva dirigiendo el programa radiofónico Siempre en Galicia, y no habrá muchos casos similares en el resto del mundo) señala al respecto que «los uruguayos acataron y respondieron fielmente a lo ordenado por Salud Pública». Las fronteras siguen cerradas, al igual que el aeropuerto de Carrasco.

La información sobre la pandemia, explica, es constante y «de momento no se registraron fallecimientos de ciudadanos españoles». Hay unos 16.500 nacionales, según los datos del INE. Los gallegos de todas las generaciones no están lejos de los siete mil. Y hay muchas entidades en las que agruparse: Alma Gallega, Bergantiños (el más joven, acaba de celebrar su medio siglo), Valle Miñor, Orensano, Pontevedrés, Hijos de Morgadanes, Casa de Galicia, Hijos de Galicia,  Patronato da Cultura GalegaSociedad Campolameiro o HIjos del Puerto del Son, detalla, además de otros colectivos del País Vasco o Cataluña. La vida asociativa es muy intensa en Montevideo y en el país en general.

Destaca el Hogar Español de Ancianos, «que está siendo modelo en cuanto a cuidados con las personas mayores». Esta entidad tiene 142 técnicos sanitarios y «es el buque insignia de la colectividad. Tiene estatutos propios, pero no depende de ningún centro. Recibe anualmente ayudas tanto de la Xunta como del Gobierno español. Las personas que ingresan cuentan con una pensión no contributiva de la seguridad social española, pero tienen que abonar un 70 % de su jubilación, además de donar sus bienes, que pasan al patrimonio del Hogar, que puede venderlas en caso de necesidad». El presidente es Ángel Domínguez, de Vigo, un empresario importador. Los usuarios son 190. En la ciudda interior de Mercedes también hay un Hogar Español, e igualmente se preparan contra el coronavirus, sin casos.

En Uruguay, las uci tienen una capacidad de seis mil camas, así que no se esperan problemas. «Como prácticamente en todo el mundo, las palabras que más suenan son quédate en casa. Por lo demás, las medidas adoptadas son fiel reflejo a las tomadas por España, si bien no se conocen sanciones punitivas. Tanto la rambla como los parques estaban ayer concurridas por padres con niños que, al igual que ahí, pudieron romper el encierro», explica. No hay confinamiento obligatorio. Pero las recomendaciones son continuas: no andar juntas más de tres personas, usar mascarillas, lavarse las manos... Los niños siguen sin escuelas, si bien en el interior comenzaron a reabrirse. Y en Montevideo lo harán el próximo lunes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Uruguay resiste con muy pocos afectados: «Los ciudadanos acataron lo ordenado»