Los ingresos hospitalarios y en ucis sostienen la esperanza gallega

Ambos indicadores refuerzan la inercia positiva en la jornada con menos contagiados desde el inicio del encierro

Europa Press

Galicia transita por el buen camino, según los expertos. En la jornada en la que España registró el menor número de contagiados desde el inicio del confinamiento (1.308, para un total de 210.773), la comunidad aumentó en 90 casos hasta los 9.328, de los que están activos 6.947, con 56 más en 24 horas. Esta evolución es negativa, tomando como referencia los dos últimos días: un aumento de 32 el domingo y de 35 el lunes, lo que supone el tercer mayor incremento nacional, por detrás de Melilla y Castilla y León.

Sin embargo, dos de los datos que ofrecen argumentos para la esperanza son los de los ingresos en ucis y hospitalarios. Galicia es una de las ocho áreas que no ha registrado aumento en pacientes en las unidades de cuidados intensivos, junto a Baleares, Cantabria, Extremadura, Murcia, Navarra, Ceuta y Melilla. Además, el número de pacientes que permanecen con esta atención descendió en 10 (son ahora 73).

También es menor la cifra de personas que han necesitado ingresar en un centro hospitalario debido al covid-19 (12), respecto a las jornadas precedentes.

Estas dos variables relativizan el incremento de contagiados, pero sobre todo, ponen en cuestión las lecturas negativas que se puedan realizar respecto al número reproductivo básico (R0, que indica el número de personas que un positivo puede infectar) que posee ahora Galicia. Es de 0,9, y solo el País Vasco lo supera (dejando al margen a Ceuta y Melilla). La media estatal está en 0,75. Una de las condiciones establecidas por los expertos para iniciar la desescalada es que esta cifra debe ser sostenida por debajo de 1 de una forma clara.

Otro de los índices que no son favorables es la incidencia de la pandemia en cuanto a incremento de casos, ya que, con el -1,9% está muy por debajo de la media nacional (-7,1%) y es la peor entre las comunidades autónomas.

A pesar de estas dos apreciaciones, el jefe de Medicina Preventiva del Complejo Hospitalario de Vigo, Víctor del Campo, interpreta que «el cómputo de datos es favorable, a pesar de que pueda surgir algún indicador que paradójicamente parezca peor». De este modo, matiza que «no tener ningún caso nuevo no tiene por qué ser favorable». Explica que los parámetros están vinculados y que se pueden registrar menos altas porque los casos leves aumenten un mayor número de positivos por el hecho de realizar más pruebas a la población o porque se hagan estudios domiciliarios. «Si se diagnostica pronto, se publicarán más casos, pero si se captan en estadios más temprano, irán menos a las ucis», explica.

Precisamente, estos ingresos en las unidades de cuidados intensivos y los fallecimientos son, para Del Campo, «los indicadores más fiables, porque presuponen un diagnóstico asociado y un protocolo completo».

Coincide en esta valoración el profesor de Saúde Pública de la USC, Francisco Caamaño: «Esos dos datos se pueden confirmar con retardo, pero son nítidos». «Vaya por delante que el análisis diario es complicado, y en ocasiones es arriesgado obtener conclusiones de una evolución diaria», matiza. «No aprecio, a pesar de ello, un cambio muy significativo respecto al R0 y no me atrevería a hablar de un mal dato. Digamos que la mejoría de Galicia quizás no sea tan espectacular como la del resto de España y es probable que nos condicione, que juegue en nuestra contra, pero objetivamente Galicia lo ha ido llevando peor en términos estadísticos, entre otras cosas, por el simple hecho de que se ha sumido en el proceso con retardo», argumenta.

Caamaño destaca que la comunidad ha descendido de forma notable en los casos nuevos diarios, a casi un tercio en los últimos tres días, pero ahora son cifras sostenidas, una meseta. «Descendemos en el número de casos, pero lentamente. Cuando el número de casos es muy elevado, las subidas o bajadas son más evidentes. Y eso en Galicia no ocurre. Sin embargo, el efecto aleatorio de los números cuando el margen es menor provoca que las cifras bajas sean más inestables. Por ejemplo, si el virus entra en una residencia, altera mucho todos los parámetros», explica.

«El número de pruebas es clave [se han realizado 90.000 PCR] ya que si cada vez hacemos más, y además observamos una bajada en la progresión de positivos, eso es que las cosas van mejorando», concluye.

En Galicia, A Coruña acumula 1.667 positivos, Ourense 1.325, Vigo 1.236, Santiago 1.061, Lugo 675 casos, Pontevedra 576 y Ferrol 407. De ellos, 568 pacientes están ingresados (73 en ucis) y 6.379 están en sus domicilios. Ha habido hasta el momento 1.841 altas de pacientes y 547 fallecimientos (247 en residencias). De ellos diez en las últimas 24 horas.

Simón, satisfecho, mientras Fedea apunta cifras más altas

La expansión del virus tocó ayer, un día más, mínimos en la serie histórica. El ritmo de crecimiento de infectados se situó en un exiguo 0,6% diario, muy lejos del aumento del 12% que se registraba hace un mes exacto. Por cuarto día consecutivo, el número de altas diarias (1.673) superó al de nuevos contagiados (1.308). No obstante, el ritmo de crecimiento de las personas recuperadas sigue sin dispararse. Fue de solo un 1,6%, el aumento más bajo desde que los enfermos empezaron a salir de los hospitales.

«El número de casos infectados está bajando muy deprisa tal y como esperábamos. Son cifras muy buenas. Dan esperanza. No obstante, en los próximos días tendremos que estar muy atentos al impacto de las nuevas medidas de desescalada. Hay que seguir cautelosamente la evolución para asegurar que la falta de riesgo es real», explicó Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Emergencias Sanitarias, visiblemente satisfecho con las estadísticas.

Sin embargo, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) estima que el covid-19 ha contagiado a más de 1,2 millones de españoles y ha provocado la muerte a 34.393 personas, 10.571 más que las que contabilizadas por el Ministerio de Sanidad.

Retroceden los positivos en residencias pero suben en centros de discapacitados

La cifra de contagios activos en las residencias de mayores en Galicia ha vuelto a experimentar un descenso, al contabilizarse 764 casos activos entre usuarios, 13 menos que en el anterior recuento, y también entre el personal, con 293 casos, tres menos. Se han sumado en las últimas horas a las listas de recuperados 11 residentes y cuatro trabajadores.

El ritmo de fallecimientos mantiene la tendencia a la baja de las últimas jornadas, con tres nuevos decesos, dos de ellos en las propias residencias, uno en la de Matogrande (A Coruña) y otro en Nuestra Señora de la Esperanza (Ourense). La cifra acumulada de fallecimientos que la Xunta achaca al covid-19 asciende a 247, 128 en residencias y 119 en hospitales y centros integrados.

Cinco contagios

En cambio, las estadísticas han empeorado en comparación con el anterior recuento en los centros de atención a discapacitados, donde se cuentan 97 contagios activos, cinco más que en la jornada precedente, y 50 entre trabajadores, dos menos.

Estos positivos (todos varones) se detectaron en las Vivendas Aspronaga en A Coruña. Según fuentes de la Asociación Pro Personas con Discapacidad Intelectual de Galicia (Aspronaga), que gestiona este centro (cerrado a visitas ya desde mediados de marzo), los cinco casos que ahora se confirman se encuentran asintomáticos y están aislados.

Estos son los únicos casos nuevos de covid-19 que figuran en el balance diario que ofrece la Consellería de Sanidade. Como principales focos entre los usuarios, continúan el Centro de Atención a la Discapacidad (CAPD) de Redondela, con 36 casos; el CAPD de A Coruña, con 26; y la DomusVi de Bóveda, con 13. Por parte de Aspronaga, la residencia Martín Pou, en Oleiros, uno de los primeros focos de la pandemia en Galicia, cuenta con dos casos: un usuario y un trabajador.

En cuanto al personal, ya son 50 los contagios en toda la Comunidad. Esta cifra ha bajado con respecto al balance del lunes gracias al alta de dos profesionales del centro DomusVi Bóveda (Lugo). Sin embargo, el principal foco entre la plantilla sigue siendo el CAPD de Redondela (Pontevedra), con un total de 16 empleados con covid-19.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los ingresos hospitalarios y en ucis sostienen la esperanza gallega