Los ingresos hospitalarios y en ucis sostienen la esperanza gallega

SOCIEDAD

Eduardo Sanz

Ambos indicadores refuerzan la inercia positiva en la jornada con menos contagiados desde el inicio del encierro

29 abr 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Galicia transita por el buen camino, según los expertos. En la jornada en la que España registró el menor número de contagiados desde el inicio del confinamiento (1.308, para un total de 210.773), la comunidad aumentó en 90 casos hasta los 9.328, de los que están activos 6.947, con 56 más en 24 horas. Esta evolución es negativa, tomando como referencia los dos últimos días: un aumento de 32 el domingo y de 35 el lunes, lo que supone el tercer mayor incremento nacional, por detrás de Melilla y Castilla y León.

Sin embargo, dos de los datos que ofrecen argumentos para la esperanza son los de los ingresos en ucis y hospitalarios. Galicia es una de las ocho áreas que no ha registrado aumento en pacientes en las unidades de cuidados intensivos, junto a Baleares, Cantabria, Extremadura, Murcia, Navarra, Ceuta y Melilla. Además, el número de pacientes que permanecen con esta atención descendió en 10 (son ahora 73).

También es menor la cifra de personas que han necesitado ingresar en un centro hospitalario debido al covid-19 (12), respecto a las jornadas precedentes.

Estas dos variables relativizan el incremento de contagiados, pero sobre todo, ponen en cuestión las lecturas negativas que se puedan realizar respecto al número reproductivo básico (R0, que indica el número de personas que un positivo puede infectar) que posee ahora Galicia. Es de 0,9, y solo el País Vasco lo supera (dejando al margen a Ceuta y Melilla). La media estatal está en 0,75. Una de las condiciones establecidas por los expertos para iniciar la desescalada es que esta cifra debe ser sostenida por debajo de 1 de una forma clara.

Otro de los índices que no son favorables es la incidencia de la pandemia en cuanto a incremento de casos, ya que, con el -1,9% está muy por debajo de la media nacional (-7,1%) y es la peor entre las comunidades autónomas.

A pesar de estas dos apreciaciones, el jefe de Medicina Preventiva del Complejo Hospitalario de Vigo, Víctor del Campo, interpreta que «el cómputo de datos es favorable, a pesar de que pueda surgir algún indicador que paradójicamente parezca peor». De este modo, matiza que «no tener ningún caso nuevo no tiene por qué ser favorable». Explica que los parámetros están vinculados y que se pueden registrar menos altas porque los casos leves aumenten un mayor número de positivos por el hecho de realizar más pruebas a la población o porque se hagan estudios domiciliarios. «Si se diagnostica pronto, se publicarán más casos, pero si se captan en estadios más temprano, irán menos a las ucis», explica.

Precisamente, estos ingresos en las unidades de cuidados intensivos y los fallecimientos son, para Del Campo, «los indicadores más fiables, porque presuponen un diagnóstico asociado y un protocolo completo».

Coincide en esta valoración el profesor de Saúde Pública de la USC, Francisco Caamaño: «Esos dos datos se pueden confirmar con retardo, pero son nítidos». «Vaya por delante que el análisis diario es complicado, y en ocasiones es arriesgado obtener conclusiones de una evolución diaria», matiza. «No aprecio, a pesar de ello, un cambio muy significativo respecto al R0 y no me atrevería a hablar de un mal dato. Digamos que la mejoría de Galicia quizás no sea tan espectacular como la del resto de España y es probable que nos condicione, que juegue en nuestra contra, pero objetivamente Galicia lo ha ido llevando peor en términos estadísticos, entre otras cosas, por el simple hecho de que se ha sumido en el proceso con retardo», argumenta.