«¿Conciertos para menos de 50 personas? Quizás no sea viable»

El sector cultural afronta las medidas de desescalada con dificultades e incertidumbre ante la falta de protocolos

Cine en Praga donde se iba a celebrar el Festival de Cine por los Derechos Humanos «One World 2020», pospuesto por el coronavirus.
Cine en Praga donde se iba a celebrar el Festival de Cine por los Derechos Humanos «One World 2020», pospuesto por el coronavirus.

El promotor musical Alberto Alfonso sabe muy bien lo que supone la cancelación de un festival tras hacerlo con el FIV de Vilalba: «Tenía un aforo de 3.700 personas cada uno de los dos días, por lo que era imposible». Aunque dice que es pronto para hacer una valoración, ya empieza a verle lagunas a la normativa.

«Los conciertos exteriores de hasta 400 personas de la fase 2 podrían ser realizables en algunos casos, aunque no en todos. Y deberían decir qué criterios de control de acceso se establecen», indica Alfonso, que cuestiona más los eventos para menos de 30 o de 50 personas en lugares cerrados. «Quizás no sea viable. Y con teatros al 30 % tampoco salen los números». Más certeza es lo que pide César Wonenburger, director artístico de Amigos de la Ópera en A Coruña: «Falta claridad. Podríamos hacer funciones dobles, buscar soluciones si se mantienen los recursos y cierta actividad. Pero para eso necesitamos tener las reglas claras, que es lo que falta».

Difícil en cines pequeños

Ramiro Ledo, responsable de Numax, queda a expensas de las indicaciones del Ejecutivo, aunque apunta que limitar el aforo en salas de cine que de por sí ya lo tienen pequeño, resulta complicado. «Supoño que haberá protocolos para a apertura, que espero que non sexa en falso», apunta Ledo, que pide medidas económicas que acompañen «ata que se recupere o sector».

En cuanto a las salas de exposiciones, el galerista David Barro ve el lado positivo de la nueva realidad que se avecina: «Creo que los problemas complejos necesitan soluciones sencillas. Antes de entrar en gastos infraestructurales entiendo que estas medidas de control de aforo es muy posible que lleguen para quedarse. En cualquier caso, salvo casos excepcionales, los museos no suelen tener grandes problemas de aforo y para los más populares es una oportunidad para poner freno a esa contemplación irreflexiva y a esa necesidad de verlo todo como si fuésemos un radar de rastreo del consumo turístico. Si algo resulta positivo de esta «nueva normalidad» museística es que puede suponer el fin de la obsesión por el número de visitantes. Los museos son tan importantes para los países como las escuelas, y que puedan estar abiertos es una buena noticia».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«¿Conciertos para menos de 50 personas? Quizás no sea viable»