El camino a la «nueva normalidad»: así afrontan países de todo el mundo la desescalada

Francia permitirá la apertura de comercios a partir del 11 de mayo. En Austria las restricciones de movimiento terminan este jueves, los estudiantes alemanes ya regresaron a las aulas y el ejecutivo italiano espera reabrir bares y restaurantes el 1 de junio

Un hombre posa en Bondi Beach, Australia, con el mensaje:  Tenemos nuestra playa de vuelta
Un hombre posa en Bondi Beach, Australia, con el mensaje: "Tenemos nuestra playa de vuelta"

Redacción

El camino a la «nueva normalidad» marca estos días la pauta política. Después de unas medidas restrictivas que han paralizado prácticamente todo el planeta, los gobiernos buscan revertir la situación, dar mayor libertad de movimiento a sus ciudadanos y reactivar sectores económicos con el fin de que sus países puedan aguantar las embestidas del covid-19. Estas son las hojas de ruta que ya han marcado algunos de los estados que van a la cabeza del cese del confinamiento. Evitar posibles rebrotes es la principal preocupación de los gestores. 

Francia

El primer ministro francés, Édouard Philippe, aseguró ayer martes que no descartan comenzar la desescalada del confinamiento más tarde del 11 de mayo, como está previsto, si no se mantiene el descenso en el número de contagios de coronavirus. En la presentación de este proceso en la Asamblea Nacional, Philippe indicó que en los últimos días han detectado tendencias «menos favorables» y señaló que «si los indicadores no están a punto, no habrá desconfinamiento el 11 de mayo», al tiempo que adelantó que la primera fase de la desescalada se prolongará hasta el 2 de junio. Si la evolución es buena, todos los comercios, salvo bares y restaurantes, podrían abrir en Francia a partir del 11 de mayo, fecha de comienzo de la desescalada ante la pandemia del coronavirus, mientras que la vuelta a las aulas se hará de forma progresiva y en función de los cursos.

India

El Ministerio de Sanidad de India ha confirmado este miércoles 73 nuevos fallecimientos por coronavirus en las últimas 24 horas, el peor balance diario desde que estalló la pandemia y que eleva por encima del umbral del millar la cifra provisional de fallecidos. India, donde rigen medidas de confinamiento para sus 1.300 millones de habitantes, ha registrado ya al menos 1.007 fallecidos. La cifra de positivos ha superado los 30.000, de los cuales unos 22.600 siguen siendo considerado casos activos, según los datos del Ministerio de Sanidad. El estado de Maharashtra, donde se encuentran las ciudades de Bombay y Pune, se mantiene como el más afectado tanto en contagios (7.530) como en fallecimientos (400). Las cifras también son altas en Gujarat (3.129 positivos y 181 muertos) y en la capital, Nueva Delhi (2.182 enfermos y 54 fallecidos). 

Austria

Los austríacos recuperarán plenamente el viernes 1 de mayo su libertad de movimiento, en un importante paso hacia lo que el Gobierno califica de «nueva normalidad» bajo la pandemia del coronavirus. A esta medida se sumarán las reaperturas a lo largo todo el mes de restaurantes, hoteles y otros lugares de ocio.

Con ello se da luz verde a los reencuentros con amigos y familiares, si bien en los espacios públicos las reuniones estarán limitadas a un máximo de 10 personas, mientras que a los entierros se permitirá una asistencia máxima de 30. Este alivio coincide con la fecha anunciada previamente para la reapertura de todos los comercios y la mayoría de los proveedores de servicios, como peluquerías y salones de belleza, así como el permiso de visitas controladas a las residencias de mayores.

También se reabrirán los parques para niños y se permitirán reducidas manifestaciones y otras asambleas. Entre el 4 y el 29 de mayo los escolares de primaria y secundaria volverán escalonadamente a clase. Los locales de gastronomía y los hoteles podrán volver a funcionar a partir del 15 y 29 de mayo, respectivamente, siempre con limitaciones, como la necesidad de reservar mesas con antelación y limitar el número de comensales. Se desconoce cuándo y como volverán las visitas de extranjeros y los viajes fuera del país.

La reapertura del sector gastronómico coincidirá con las de otros lugares de ocio, como museos, bibliotecas o zoológicos, y la vuelta a los servicios religiosos en templos, siempre con distanciamiento. También comenzarán, con limitaciones, los entrenamientos y actividades del deporte profesional, mientras que nadar en las piscinas se permitirá previsiblemente a partir del 29 de mayo.

Alemania

Alemania marca el ritmo en el Viejo Continente. Sin necesidad de medidas severas, Angela Merkel ha logrado contener una pandemia que está siendo letal en gran parte del mundo. En plena desescalada, el uso obligatorio de la mascarilla alcanzó este lunes a todo el país. Se mantiene la norma del distanciamiento social, en un país donde no ha habido restricciones al deporte al aire libre individual ni a las salidas de a dos o en grupos entre personas que conviven.

En la última reunión entre Merkel y los líderes regionales se acordó una gradual vuelta a la actividad escolar (desde el 4 de mayo, y de manera escalonada) y la reapertura de los comercios pequeños o de dimensiones medias. Cada estado lo ha implementado a su criterio, pese a la reprimenda pública de la canciller hacia quienes, a su juicio, se precipitaron y ya lo han hecho.

Sigue cerrada la hostelería, aunque algunos restaurantes y bares aunque con pedidos para llevar. El jueves, la canciller y represtantens de los estados federados podrían trazar una línea común para los oficios religiosos y la Bundesliga. En Sajonia Anhalt (este) se autorizaron ya la semana pasada oficios para un máximo de 50 fieles, que deben mantener la distancia interpersonal del 1,5 metros. 

Italia

Cabe recordar que hace dos semanas que Italia inició su camino hacia la nueva normalidad, con la reapertura de librerías, papelerías y tiendas de ropa infantil (salvo en Lombardía, la región más afectada). Este domingo el presidente del Consejo de Ministros, Giuseppe Conte, anunció el comienzo de la fase 2 de la pandemia. Se podrá realizar deporte manteniendo una separación de al menos un metro. Quienes tengan fiebre superior a 37,5 grados deberán permanecer en casa, evitar los contactos sociales y llamar al médico. Además, el Gobierno italiano ha fijado un precio máximo de 0,50 euros para las mascarillas y trabaja para suprimir su IVA.

A partir de este lunes 4 de mayo se reactivará el sector manufacturero, la construcción y el comercio mayorista. Todos deberán garantizar protocolos de seguridad sanitaria a sus trabajadores. Se permitirá la apertura de restaurantes solo para comprar comida para llevar, que tendrá que ser consumida en los hogares. Se permitirán las visitas a familiares y se abrirán los parques y los jardines públicos. La movilidad todavía será reducida, pues no se podrá cambiar de región, pero sí desplazarse dentro de ella, con motivos justificados de tipo laboral, sanitario o de necesidad.

Lunes 18 de mayo. Comercio minorista, museos, bibliotecas y partidos de equipo en campos deportivos. Desde este momento, reabrirán el comercio minorista, los museos y las bibliotecas. También se permitirán los partidos de equipo en campos deportivos, pero Conte se resistió a ofrecer una fecha de reanudación del campeonato italiano de fútbol y las competiciones de otros deportes.

Uno de los momentos más esperados por los italianos es el 1 de junio. Como fecha simbólica de un verano incipiente, como data final de la primera entrega del calendario del desconfinamiento y como regreso a la actividad de sus bares y restaurantes. En ese momento también volverán a su funcionamiento habitual los establecimientos de cuidado personal como peluquerías, centros de estética, de masaje y barberías.

Grecia

Grecia se suma al listado de países europeos que, con el arranque de mayo, avanzarán en su vuelta a la normalidad. Será el próximo 4 de mayo cuando se comenzarán a flexibilizar o retirar las medidas de restricción impuestas para controlar la pandemia. El país heleno anuncia que la semana que viene inicia una desescalada por fases y gradual.

Así, el Gobierno, que trasladará la celebración del Día del Trabajador al primer sábado tras el levantamiento de las restricciones, autorizará a partir del lunes la reapertura de tiendas y peluquerías. Según informa EFE, podrán abrir las iglesias y se espera que se reanuden las clases en los colegios y se levantarás las limitaciones de movimiento entre distintas regiones. El Gobierno avanzó que la apertura de los hoteles, se producirá después de que se restablezca el transporte público a finales de junio o principios de julio.

Portugal

Portugal ya tiene fecha de inicio para su desescalada, un proceso que comenzará la medianoche del domingo 3 de mayo, ya que el 2 termina el estado de emergencia. Con 24.322 casos positivos en covid-19 y un total de 948 fallecidos, el presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa, ha anunciado que el estado de emergencia no será renovado con una nueva prórroga. Sobre este último, el jefe del Ejecutivo portugués ha sido claro al indicar que confía en que «no sea necesario» volver a tener que activarlo.

Rebelo de Sousa explicó que el objetivo ahora es que el país pueda avanzar, entrando en una nueva fase en la lucha del coronavirus. Esta nueva etapa, calificada por el dirigente luso como destinada a «controlar la situación», no podrá suponer una vuelta a la normalidad que imperaba antes de la crisis sanitaria, por lo que «no puede verse como normal», pero sí supondrá el inicio de una reapertura progresiva de actividades y servicios

Australia y Nueva Zelanda

Australia y Nueva Zelanda, países vecinos pero que aplicaron distintas estrategias para combatir la pandemia de COVID-19, comienzan este mismo martes a relajar sus medidas de restricción social tras el éxito en la lucha contra los contagios locales.

Según informa EFE, la reapertura de algunas playas en Australia y el reinicio de algunas actividades laborales en Nueva Zelanda son pasos que desde hoy han tomado estas naciones oceánicas después de lograr reducir notablemente el número de contagios.

Nueva Zelanda, cuyo gobierno declara haberle ganado la batalla al coronavirus, permite desde hoy la reanudación controlada de un 75 por ciento actividades económicas y comerciales. Unos 400,000 trabajadores retornaron a sus centros de trabajo y llenaron los puestos de venta de comida rápida por primera vez desde que el 26 de marzo el gobierno neozelandés impusiera el nivel máximo de alerta, considerado como uno de los más estrictos confinamientos del mundo.

El miércoles, además, las escuelas reabrirán sus puertas para los escolares que no pueden realizar sus estudios a distancia, aunque todavía siguen vigentes las restricciones a las actividades sociales y las medidas de distanciamiento físico.

Al otro lado del Mar de Tasman, el gobierno de Australia aplicó progresivamente desde finales de marzo medidas más moderadas en comparación a Nueva Zelanda, y permitió por ejemplo el funcionamiento de las escuelas y las guarderías.

A pesar de las diferencias, Australia, con más de 24 millones de habitantes, también ha logrado aplanar la curva casi al mismo tiempo y actualmente registra 6.727 infectados, incluidos 85 decesos. El gobierno australiano del primer ministro, Scott Morrison, lanzó este domingo una aplicación para rastrear los casos de COVID-19, que combinado con el reforzamiento del régimen de pruebas para detectar el coronavirus, esperan acelere el proceso de desconfinamiento.

Por el momento, muchos negocios están cerrados o sus actividades restringidas, tampoco se permiten las reuniones de más de dos personas, con excepciones, así como se recomienda a los pobladores a permanecer en casa a menos que se haga deporte, se acuda a una cita médica o se haga la compra.

Si bien el Gobierno central, apoyado en las recomendaciones del equipo médico gubernamental, dicta las principales medidas de distanciamiento y restricción social, los estados y territorios, así como las jurisdicciones locales tienen algunas prerrogativas respecto a la aplicación de las mismas.

En el caso de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney, el gobierno estatal anunció que a partir del viernes se permite que dos personas adultas, acompañados por un número indeterminado de niños, visiten una vivienda que no es la suya.

Mientras que el estado de Australia Occidental permite desde ayer las reuniones de diez personas o en Queensland se autorizan desde el próximo fin de semana los pícnics familiares. Asimismo, la famosa playa de Bondi, en el este de Sídney, y otras dos aledañas reabrieron este martes exclusivamente para la práctica de deportes acuáticos. Tanto Nueva Zelanda como Australia barajan la posibilidad de reanudar los vuelos entre ambos países.

Rusia

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha anunciado una prórroga al confinamiento hasta el próximo 11 de mayo. En un principio, se había declarado una semana no laborable a finales de marzo, acompañada de una serie de restricciones con especial incidencia en Moscú. Posteriormente se habían ampliado esos siete días hasta el próximo 30 de abril. «La situación sigue siendo muy complicada. Rusia ha logrado ralentizar la propagación de la epidemia pero todavía no hemos pasado el pico», destacó Putin, apuntando que deberá mantenerse «el riguroso cumplimiento de las medidas preventivas impuestas en las regiones».

Con todo, el presidente de Rusia ha encargado la elaboración de un plan de desconfinamiento con el que estudiar los pasos para la desescalada a partir de la nueva fecha. Este estará acompañado de un paquete de medidas sociales y económicas con el que paliar los efectos derivados de la crisis sanitaria. Actualmente, las cifras de contagios en el país ascienden a 93.000 casos positivos y un total de 860 víctimas mortales. No obstante, el pasado domingo 19 en un discurso por la Pascua ortodoxa, Putin se mostraba optimista al afirmar que las autoridades tenían «totalmente controlada» la crisis.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El camino a la «nueva normalidad»: así afrontan países de todo el mundo la desescalada