El espíritu de Freddie Mercury ronda Vilagarcía en las noches de cuarentena

La noche de los sábados, Fran García presta su cuerpo al cantante de Queen y actúa para los vecinos de Os Duráns


vilagarcía / la voz

Hay quien asegura que Elvis murió mucho después de ser anunciado su deceso -o quizás siga por ahí, vaya usted a saber-. Pero nadie puso nunca en duda la muerte de Freddie Mercury, el cantante de Queen. Se lo llevó una enfermedad, y las circunstancias eran tan dolorosas que no daban para bromas. Sin embargo, Freddie Mercury, el hombre de la voz portentosa, ha encontrado la manera de vencer a la muerte. Lo hace reencarnándose en personas que, como el vilagarciano Francisco Javier García, lo adoraban a él y a su música. Tanto imitó Fran en sobremesas y karaokes a su ídolo, que acabó clavando sus gestos. Hasta acabó pareciéndose físicamente a él.

No es de extrañar, pues, que en el año 2002, en Madrid, la gente se quedase de piedra cuando lo vio aparecer en un concierto homenaje a Queen vestido a imagen y semejanza del mito musical. El disfraz ni siquiera era suyo, recuerda Fran. «Todo era de pega». Quizás fue la reacción de la gente lo que lo llevó a seguir perfeccionando su particular homenaje a Mercury. Y hace unos años se plantó en la Festa da Auga y causó sensación en una Vilagarcía humedecida y con ganas de magia con su bigote, sus gafas de sol, su camiseta de tiras y unas zapatillas del mismo modelo de las que gastaba el cantante. Ahí comenzó lo bueno, y a estas alturas hay recogidas de firmas y grupos de Facebook que reclaman que sea él el pregonero de la próxima Festa da Auga, sea esta cuando sea.

A la espera de lo que pueda pasar con la gran celebración del San Roque vilagarciano, ya que el coronavirus amenaza con dejarnos sin ella este verano, el Freddie Mercury vilagarciano no se detiene. Los sábados por la noche, Fran le presta su cuerpo al espíritu del músico y ofrece un concierto en toda regla para sus vecinos. «Todas las canciones de Queen tienen algo de himno», dice él. «Son muy adecuadas para levantar el ánimo a la gente en estos momentos», asegura.

Cuenta Fran con la ayuda de su novia para lanzar el conjuro desde su ventana. Hay luces, hay música, hay hasta un teclado. Y hay muchos vecinos en las ventanas, aplaudiendo y pidiendo «otra» a gritos cada vez que parece que el concierto se va a terminar. «Yo disfruto haciendo esto, y me encanta que la gente disfrute también», relata Fran, que confiesa que durante las interpretaciones intercala tanto un trabajado playback con su propia voz. La mezcla es perfecta. Tanto, que quienes lo han visto actuar sienten que han presenciado un concierto del hombre que convirtió a Queen en una banda inmortal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El espíritu de Freddie Mercury ronda Vilagarcía en las noches de cuarentena