«No listado había xente que estaba en Alemania ou emigrada por traballo»

pablo varela / marta vázquez OURENSE / LA VOZ

SOCIEDAD

Miguel Villar

Los centros de salud de la ciudad se han organizado de forma individual para la toma de muestras epidemiológicas

24 abr 2020 . Actualizado a las 20:23 h.

A uno de los laterales del centro de salud de A Ponte, donde se instaló un contenedor para el trabajo de los sanitarios que recogen la muestras del estudio epidemiológico de la Xunta, accedían en coche este viernes Consuelo y Margarita, madre e hija y vecinas de la calle Ribeiriño. La primera, de copiloto, ya no salió del vehículo y asomó la mano por la ventanilla para que le hiciesen el test rápido. Un visto y no visto. «Anteayer la llamaron mientras mi madre estaba paseando por el pasillo. Y hoy, al salir de casa por un rato fue realmente un alivio, pero cuando veníamos ella me decía que tenía miedo de que ya la fuesen a dejar aquí», decía Margarita.

El desfile de pacientes convocados telefónicamente por los enfermeros dejó un goteo de casi 30 test al mediodía en A Ponte, todos negativos. Mientras, algunos curiosos preguntaban a los miembros de Protección Civil si era posible hacerse la prueba aunque nadie les hubiese llamado. Pincharon en hueso. «Casi todos quieren probar», decían José Paradela e Iván Fonseca.

Tras ellos aguardaba Joaquina, de 81 años y a la que llamaron ya el miércoles para darle cita. Decía tenerle pánico a las agujas, pero desfiló en un santiamén. Accedió al interior del contenedor, donde había dos enfermeras con los EPI, y a los dos minutos salió. «No lo noté siquiera», decía en relación al pinchazo. El resultado, en principio, se lo darían apenas dos horas después.