La desescalada podría empezar por las zonas rurales menos castigadas

Sánchez escucha a las comunidades, aunque no pone fecha a la apertura de negocios

Dos personas se asoman a la ventana durante el confinamiento, que ya dura seis semanas
Dos personas se asoman a la ventana durante el confinamiento, que ya dura seis semanas

Redacción / La Voz

«No tendría sentido que por comportamientos incívicos e insolidarios tirásemos por tierra todo el esfuerzo que hemos hechos juntos». Estas palabras del director de Emergencias, Fernando Simón, remarcan la posición del Gobierno central en el sentido de que la desescalada tendrá que hacerse siguiendo las directrices de un plan que aprobará el Consejo de Ministros el próximo martes. El propio Pedro Sánchez anunció anoche que la desescalada será gradual, por etapas y en función de cada territorio, como reclamaban las comunidades autónomas y como aconsejaban los expertos. Sánchez advirtió que habrá unas mismas reglas para toda España, aunque las velocidades de desescalada serán diferentes en función de cada comunidad. Esa atención a las singularidades epidemiológicas de cada territorio es lo que propone el presidente de la Xunta, porque no es lo mismo Galicia que Andalucía, ni son lo mismo las ciudades que las zonas rurales, como apuntan fuentes del Gobierno gallego.

Feijoo reivindica un horizonte más amplio, que expondrá hoy en la conferencia de presidentes, y que plantea ir abriendo pequeños establecimientos comerciales, con las limitaciones de tiempo y aforo que sean precisas, y talleres de coches y concesionarios, por ejemplo con sistemas de cita previa y garantizando siempre las medidas para evitar contagios. No hay fechas sobre esas reaperturas, aunque en la reunión de hoy se concretarán las condiciones de la desescalada.

Las diferencias

Aspectos epidemiológicos. Los expertos coinciden en esa receta de alivio por territorios como la más adecuada para dar el siguiente paso en el desconfinamiento. «Dende un punto de vista epidemiolóxico, atender á territorialidade é fundamental», explica Francisco Caamaño, profesor de Saúde Pública de la Universidade de Santiago. A su juicio, «España é un país moi amplo e a súa situación epidémica é moi diversa, por tanto unha desescalada distinta por territorios é razoable». Y añade otro dato fundamental en esas diferencias: «Nada ten que ver un contexto rural cun contexto urbano, hai zonas máis afectadas que outras. E hai que ter en conta como está o equipamento sanitario para atender un posible rebrote».

Reapertura de negocios

Sin fechas. La respuesta ante un rebrote, el número de contagios en una zona determinada, el grado de ocupación de las ucis de cada territorio y la fortaleza de la atención primaria, son los criterios objetivables que fijará el Gobierno para la reapertura de negocios, aunque no pondrá fechas. «Lo que vamos a hacer es definir una serie de indicadores objetivables y públicos en base a los cuales los distintos territorios vayan transitando hacia la nueva normalidad», dijo Sánchez.

Mismas reglas para todos

Pero velocidades diferentes. A la vista de los anuncios que hizo Sánchez anoche, todo parece indicar que en la reunión de hoy encontrará el apoyo de la mayoría de los presidentes autonómicos a su plan de desescalada. Aunque será con matices. Feijoo seguramente insistirá en la necesidad del regreso gradual de los sectores económicos con gran peso en Galicia, como el de la fabricación de automóviles. Canarias retomará la hoja de ruta que proponía un desconfinamiento que comenzaría con la reapertura del comercio y la salida de la población a la calle por turnos, en días pares o impares. Y Aragón planteará una primera fase de alivio para las zonas rurales de su comunidad. Sánchez lo tendrá más difícil con Cataluña y el País Vasco, que reclaman la recuperación de las competencias perdidas con el estado de alarma y que apuestan por dirigir ellos mismos el desconfinamiento, algo que descartó ayer al decir que la transición se hará con las mismas reglas para todos, aunque con velocidades diferentes.

La zona rural

El mapa de riesgos. «Hay que tener en cuenta las singularidades y la epidemiología de cada territorio. Somos una comunidad bastante rural», indica Juan Gestal, catedrático emérito de salud pública. Sostiene que es necesario tener en cuenta las diferencias territoriales. Apunta los casos de Baleares o Canarias, que tienen la singularidad de la insularidad, otra característica con interés epidemiológico, y destaca que los estudios epidemiológicos que se están realizando desde Galicia y Madrid «van a dar la fotografía de cómo ha sido la afectación en las distintas áreas de Galicia. Y cuando se tenga eso servirá para conocer la situación inmune de la población, las personas infectadas por el virus y las zonas más afectadas». Gestal señala que esos resultados «proporcionarán las diferencias entre área urbana y rural, por grupos de edad, por municipios, y a nivel nacional, por edad, por provincias y por comunidades autónomas». El experto destaca que habrá zonas en las que a lo mejor el desconfinamiento se puede hacer antes: «A lo mejor en el medio rural puede haber más libertades que en el urbano. Ya se irá viendo. Y la apertura de establecimientos comerciales debe hacerse lo antes que se pueda. Sin precipitarse, pero sin pausas, porque la economía es muy interesante. No hay que morir ni del covid-19 ni de hambre».

La salud del sistema

Controlar los rebrotes. «Non ten sentido que teñamos que facer todo en bloque, igual que non se fai igual para todos os países europeos. Tampouco ten sentido que un territorio como España faga todo ao mesmo ritmo», dice Alberto García-Basteiro, epidemiólogo gallego en el Clinic de Barcelona. «Creo que é bo facelo dependendo da saúde do sistema sanitario de cada zona e atendendo tamén a criterios epidemiolóxicos». No cree que sea necesario hacer test a todo el mundo: «O que hai é que estar preparados para que tan pronto se detecte que hai alguén con síntomas, que nos aseguremos de que se lle fai o test, independentemente da gravidade, é de que podemos chegar a todos os seus contactos para facerlles a proba. O que non pode pasar é que aparezan casos e non teñamos test para analizalos».

Lo que reclama la Xunta

Reapertura de negocios

Feijoo planteará hoy a Sánchez el regreso de los mercados al aire libre y la reapertura de talleres y concesionarios de vehículos, un sector de gran peso en Galicia.

Desescalada en el rural

También pedirá la desescalada del confinamiento por zonas, con una pieza separada para el medio rural.

Por edades

El desconfinamiento debe ser gradual, dinámico y reversible, y deberá tener en cuenta las edades, las características demográficas de cada zona y la movilidad y los resultados del estudio epidemiológico que está en marcha.

«Aquí podían darnos máis liberdade, unha aldea non é a cidade»

Lorena García Calvo
José Antonio, junto a sus padres Marina y José, y el perro Lucas en su casa de Guntín
José Antonio, junto a sus padres Marina y José, y el perro Lucas en su casa de Guntín

Los ritmos apenas han cambiado en el campo, donde vivir en estos tiempos es casi un privilegio

«Aquí vívese a outro ritmo. Poderías ir andar unha hora sen cruzarte con ninguén», describe Ángel Rodríguez en medio del jardín de su casa en Esperante, una parroquia de Lugo. Él es uno de los miles de gallegos que pueblan las aldeas de la comunidad, lugares en su mayoría a los que el coronavirus solo ha llegado en conversaciones, pero en los que rigen las mismas obligaciones que en la viguesa calle del Príncipe. «Aquí deberían flexibilizar as regras, nas aldeas non fai falla ser tan restritivo como nas cidades», opina.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La desescalada podría empezar por las zonas rurales menos castigadas