Incluso Australia se ve obligada a cerrar las playas

A pesar de sumar solo 79 fallecidos por el covid-19, los políticos han tomado medidas para garantizar la distancia social en los puntos más concurridos de la isla


Con 6.675 contagiados y 79 fallecidos por covid-19, Australia vivía una situación tranquila. El mundo seguía girando. Las autoridades solicitaron a la población que mantuviera la distancia social, pero existía la posibilidad de seguir haciendo deporte, pasear a los perros y acceder a las playas para ejercitarse. Esta última medida ha tenido que revisarse, después de que las autoridades hayan visto como la gente no estaba cumpliendo con lo establecido, sobre todo en Sídney. 

Según apunta The Sydney Morning Herald, las autoridades de la ciudad han decidido cerrar gran parte de los arenales debido al gran número de gente que había en ellos. También el abuso de las rutas de senderismo de la ciudad, sobre todo la conocida como Bay Run, ha obligado a la policía a acudir al lugar para controlar el acceso a la misma. Las autoridades también han advertido que si siguen sin respetar las medidas de distanciamiento social se verán obligadas a cerrar más enclaves, como ya ha ocurrido con algunas de las playas más icónicas, como Bondi Beach.

"Muy pocas personas están haciendo ejercicio, se están dando un chapuzón en el agua y ese no es el propósito. Necesitamos recordarles a las personas que la regla de quedarse en casa todavía se aplica", apuntaron fuentes de la ciudad, según indicada el Sydney Morning Herald. Las multitudes, también en Australia, ya han obligado a cerrar diez playas de Sídney. Quienes quieran acceder a las que quedan abiertas solo podrán hacerlo para practicar deporte, y por un tiempo fijado. El covid-19 también es un peligro en la isla. Aunque parezca lejano. 

Tom Hanks envía una carta de apoyo a un niño australiano acosado por llamarse Corona

Redacción
Tom Hanks regaló una antigua máquina de escribir al niño australiano
Tom Hanks regaló una antigua máquina de escribir al niño australiano

El pequeño le había enviado una misiva preocupándose por su estado de salud tras padecer COVID-19

El actor estadounidense Tom Hanks respondió a una carta y envió un regalo especial a un niño australiano que le confesó en una misiva que sufría acoso escolar por llamarse Corona De Vries. El niño, de ocho años y residente en Gold Coast, se preocupó al conocer que a mediados de marzo el actor y su esposa, Rita Wilson, habían contraído el nuevo coronavirus durante su estancia en Australia, recoge Efe.

Corona le preguntaba en una carta a la pareja cómo se encontraban de salud y les contó en el colegio sus compañeros se metían con él a raíz de su nombre y en el contexto de la pandemia mundial.«Me encanta mi nombre pero en la escuela la gente me llama el coronavirus. Me pongo muy triste y enojado cuando la gente me llama así», narró el pequeño en su carta fechada el 6 de abril, publica el Canal 9 de la televisión australiana, que ayudó al hacer de intermediario entre ambos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Incluso Australia se ve obligada a cerrar las playas