El Albariño y el Tinto de Barrantes se caen

Cambados prevé cancelar conciertos como los de Nicky Jam, mientras Vilagarcía medita qué hacer con una Festa da Auga en el aire y Catoira da por hecho que el desembarco es inviable

Si Pamplona renuncia a los Sanfermines y Múnich cancela la Oktoberfest, quien no quiera verlo se está poniendo una venda en los ojos. Las primeras cancelaciones del calendario festivo en O Salnés comienzan a caer, y así seguirán, una tras otra. Daños colaterales del coronavirus.

Cambados

Como mucho, concurso de vinos. La Festa do Albariño, tal y como la conocemos, no se repetirá este año. Si la alerta sanitaria lo permite, se podría celebrar el concurso para elegir el mejor vino de la última cosecha, pero ni se montará el tradicional recinto con las casetas en el paseo de A Calzada ni se prevén los conciertos en la plaza de Fefiñáns, según informó a este diario la alcaldesa, Fátima Abal. «A Festa do Albariño é moi importante para todos os cambadeses e cambadesas, pero está claro que a prioridade neste momento é a saúde dos nosos veciños e veciñas. Non vai a haber unha festa como a de anos anteriores, seguramente en moito tempo», según apunta la regidora a través de Facebook.

Está por ver cómo se va a gestionar la cancelación del concierto de Nicky Jam —para el cual ya se han vendido las entradas— y de otras actuaciones que ya estaban en vías de contratación. Por su parte, desde el Consello Regulador Rías Baixas informan de que están a la espera de que el Concello mueva ficha.

El BNG no ha tardado en reaccionar y pide una reunión de los distintos grupos políticos, vía telemática, para abordar la cuestión, mientras que en Somos Cambados —socio del PSOE en el grupo de gobierno— prefieren no pronunciarse al respecto. «Preferimos traballar e non facer declaracións que aumenten a incerteza e alimenten un debate que polo de agora non corresponde, xa que depende das medidas a tomar polo Goberno central e o autonómico», según indicó Xurxo Charlín.

O Grove y Vilanova

Carmen y Mexillón, a un paso de la suspensión. Otras fiestas importantes que se celebran durante el verano podrían seguir un camino parecido. En Vilanova aún no han tomado una decisión respecto a la Festa do Mexillón e do Berberecho, aunque el alcalde avanza que posiblemente no se pueda celebrar. Algo similar ocurre en O Grove con la Festa do Carme, y veremos qué sucede con el Marisco en octubre.

Ribadumia

No habrá brindis con barrantes. El Concello anunció ayer la cancelación de la Festa do Viño Tinto que estaba previsto celebrar el primer fin de semana de junio. El equipo de gobierno, junto con la comisión organizadora y representantes de la Orden do Viño Tinto de Barrantes y de la asociación de comerciantes, tomaron la decisión «unánime dos representantes, que foi considerada a máis axeitada», segundo informa o Concello..

Catoira

Trasladar el cartel de la Vikinga al año que viene. El equipo del regidor, Xan Castaño, mira de reojo lo que está sucediendo en otros municipios, como Ortigueira o Cambados. La decisión de suspender la 60 edición de la Romaría Vikinga todavía no ha sido adoptada, aunque el Concello asume que el desembarco masivo al pie de las Torres de Oeste es inviable. «Tampouco non tería moito sentido unha escenificación teatral na que case non puidese haber público ou uns concertos que se agardan moi concorridos», explica el regidor. Su compromiso, en cualquier caso, pasa por trasladar el cartel de actuaciones, con Heredeiros da Crus, Baiúca y Milladoiro, al año que viene y destinar ahora los fondos a un plan para combatir las consecuencias de la crisis. 

Vilagarcía

San Roque en secano. En sus momentos más propicios, la Festa da Auga es capaz de congregar a cincuenta mil personas en las calles de Vilagarcía. Por mucho que el Gobierno abra la mano en la desescalada del confinamiento, algo así se antoja imposible. Aunque Ravella no ha anunciado su cancelación, parece evidente que la celebración central de San Roque no podrá llevarse a cabo, como tampoco un Combate Naval con la gente en la playa o unos conciertos masivos. Ravella trabaja ya en la reorganización de su programación cultural. De momento, en su calidad de presidente de la Fegamp, Alberto Varela abordó ayer con el conselleiro de Cultura y las directoras xerais de Turismo y Administracións Públicas un plan para reprogramar los eventos cancelados en Galicia, así como un protocolo de seguridad sanitaria para los municipios turísticos y aquellos que cruza el Camiño.

Votación
8 votos
Comentarios

El Albariño y el Tinto de Barrantes se caen