Meghan y Harry vetan a la prensa británica y se abonan al publirreportaje

Martín Bastos

SOCIEDAD

Daniel Leal-OlivasPA Wire

La anunciada primera entrevista en televisión de la duquesa de Sussex fue en realidad un anuncio del documental sobre elefantes al que ella presta su voz

21 abr 2020 . Actualizado a las 08:59 h.

Primero rompieron con la familia real británica. Y ahora han roto con la prensa de su país, mientras viven su idilio con su nueva vida en la dulce California. Meghan y Harry están dispuestos a dejarlo todo atrás y han decidido cortar amarras también con varios tabloides del Reino Unido, con quienes, aseguran, no volverán a cooperar ni a responder a sus preguntas. En una carta remitida a los periódicos británicos The Sun, The Mirror, The Mail y The Express, un representante de los duques señaló que han tomado la decisión por la publicación de historias «falsas», especialmente aquellas que hablaron de la aparente tensa relación entre la duquesa y su padre, Thomas Markle. Un representante de los duques agregó que estos consideran que hay «distorsión» en las historias referentes a ellos y que es «preocupante» que un sector «influyente» de la prensa haya publicado artículos falsos. Con esta misiva, de la que informa la BBC, el equipo de relaciones públicas de la pareja no contestará llamadas de esos tabloides, aunque continuará la colaboración con otros medios.

Esta ruptura con los medios coincidió con lo que se anunciaba como «la primera entrevista de Meghan Markle» desde que la pareja se marchó del Reino Unido y que iba a tener lugar ayer en el programa de ABC Good Morning America. Al final la supuesta «entrevista» se redujo a un publirreportaje del documental de Disney sobre elefantes al que la exactriz pone voz. En unas breves frases grabadas el pasado verano, Markle se limitó a hablar de paquidermos sin hacer ninguna referencia a los líos domésticos.

Estos días, la pareja colaboró con una organización sin animo de lucro de Los Ángeles y acudió personalmente a entregar alimentos a los residentes locales que viven con enfermedades críticas y corren un mayor riesgo durante la pandemia de COVID-19. La actriz cubrió su rostro con una mascarilla blanca y Harry, con un pañuelo azul, aunque no utilizaron guantes.