Unos 1.700 comercios y bares de A Mariña llevan 38 días sin ingresos

La incertidumbre maniata a pymes que facturan más de 200 millones anuales

Solo en Viveiro había registrados 298 comercios, 140 locales hosteleros y 19 alojamientos
Solo en Viveiro había registrados 298 comercios, 140 locales hosteleros y 19 alojamientos

viveiro / la voz

Según la ministra de Trabajo, la reapertura progresiva del comercio y la hostelería la decidirá Sanidad en función de cómo evolucione la pandemia, aunque ella apunta a final de año como posible reinicio de la actividad de bares y restaurantes. «Hay respuestas a preguntas que no podemos dar», contesta el presidente del Gobierno sobre el turismo y los viajes en verano. Pendientes de lo que decida el Ejecutivo que comanda el estado de alarma en España, unos 1.700 comerciantes y hosteleros de los quince municipios de A Mariña.

Cumple 38 días sin ingresos ese ejército de pymes, uno de los pilares de la economía comarcal. Según el último informe Ardán, durante el 2018 facturaron más de 200 millones de euros. Solo contando las 300 empresas con mayor volumen de negocio, durante ese ejercicio generaron más de 2.000 empleos directos.

Maniatados por el COVID-19, la incertidumbre sobre el futuro de sus negocios hace mella en los pequeños empresarios y en sus empleados. Gastos ineludibles solo para seguir de alta, como alquileres, agua y luz, impuestos o créditos, abocan a los titulares de los establecimientos sin colchón económico a un endeudamiento que ni siquiera está al alcance de todos. Se cuentan por decenas los hosteleros y los comerciantes a quienes les niegan préstamos porque cuando la banca consulta sus datos aparece alguna incidencia. Por ejemplo, aplazamientos de pagos a la Seguridad Social o retrasos a la hora de saldar préstamos.

Cunde el desánimo entre comerciantes y hosteleros de A Mariña. Mientras los más optimistas se aferran a la posibilidad de que las fechas apuntadas desde el Ejecutivo español sean un globo sonda, otros lo ven mucho más negro. «Se o peche da hostalería segue ata decembro, vai ser unha ruína», declaraban este sábado empresarios consultados por La Voz. Coinciden varios en que reabrir sin garantías sanitarias para empleados y clientes podría empeorar todavía más la ya muy delicada situación actual.

Del impacto de la crisis del coronavirus en el sector servicios de A Mariña da idea el censo de establecimientos incluidos en la base de datos del Instituto Galego de Estatística. La última publicada corresponde a 2018, cuando en los quince ayuntamientos del norte lucense estaban de alta un total de 1.251 detallistas del comercio, 604 bares y restaurantes y 140 alojamientos hosteleros. Suman 1.995, de los cuales alrededor de 1.700 estarían obligados a continuar cerrados.

Por municipios

Profesionales consultados estiman que, del total, unos 300 permanecerían en activo. Serían comercios de alimentación y de otros sectores esenciales, como los quioscos de prensa o los estancos. En cuanto a los hosteleros, continúan parte de los que reparten comida a domicilio.

Por municipios, según el Instituto Galego de Estatística, en 2018 había de alta en Viveiro 298 comercios, 140 bares y restaurantes y 19 alojamientos hosteleros. Foz contaba con 169 comercios, 102 bares y 14 hospedajes. Ribadeo tenía 271 comercios, 104 locales de hostelería y 43 alojamientos. Y Burela, 200 comercios, 80 bares y 10 hospedajes.

Sector comercial y hostelero sumaban en Cervo 79 establecimientos en 2018. En Mondoñedo eran 94, en Xove 54, en Barreiros 82 y en A Pontenova, 61. El sector servicios tenía en Lourenzá 57 negocios, en O Valadouro 40, en Alfoz 24, en O Vicedo 30, en Trabada 14 y en Ourol 10, según el Instituto Galego de Estatística.

Solo 210 parados más en marzo porque el Gobierno no incluye a los afectados por ERTE

Comercios y locales de hostelería cerraron en Galicia un día antes que en el resto de España, el 14 de marzo. El decreto del estado de alarma suspendió a partir del 15 todas las actividades no consideradas esenciales. Durante la primera quincena del confinamiento numerosas pymes de A Mariña se acogieron a ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) por el coronavirus, causa de fuerza de mayor. Ninguno de los trabajadores afectados por esa medida aparece en las listas de parados porque el Gobierno considera que no han perdido su empleo, sino que está suspendido momentáneamente.

Así se explica que las cifras oficiales de demandantes de empleo de los quince municipios de A Mariña solo registren un incremento de 210 personas en marzo. De 3.585 parados que había en febrero pasaron a 3.795 a final de marzo.

«No sé si reabriré»

Autónomos de la hostelería y del comercio están acorralados. No solo por todos esos pagos ineludibles aunque no puedan trabajar, sino también porque no saben ni cuándo ni cómo podrían reanudar la actividad. Después de más de cinco semanas paralizados por la pandemia, las puertas al crédito están cerradas para pequeños empresarios que tuvieron alguna incidencia con la Administración o la banca. Ni siquiera pueden endeudarse más para aventurarse en un futuro incierto para sus negocios. «No sé si reabriré» lo repiten cada vez más titulares de negocios que creaban miles de empleos en A Mariña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Unos 1.700 comercios y bares de A Mariña llevan 38 días sin ingresos