«Se o peche da hostalería segue ata decembro, vai ser unha ruína»

El sector asume con preocupación el futuro y cada día duda más de salvar el verano


ribadeo / la voz

Los hosteleros de A Mariña no quieren ni oír hablar de la posibilidad de que el sector permanezca cerrado hasta el mes de diciembre. Sin embargo, reconocen que es una opción que, cada día que pasa, parece cobrar más fuerza. Las últimas manifestaciones de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, (que no pocos interpretan como un globo sonda) cuando el viernes avanzó que la reactivación total de la economía no se produciría hasta finales de año, cuando se reanudaría en los sectores en los que el coronavirus ha impactado más, como el turismo o el ocio, apuntan claramente a ello. Entre los hosteleros de A Mariña aún hay quien tiene la esperanza de salvar el verano. Es un hilo de ilusión cada día más débil. Porque la alternativa sería un golpe de enorme impacto para el sector, un panorama de profunda crisis, de ruina para muchos. Conscientes de ello, también hay quien sostiene que abrir sin garantías, con el riesgo de saltase un positivo entre los empleados obligando a cerrar un local, tendría peores consecuencias, de modo que es mejor aguantar el tirón y esperar.

Alejandro Balseiro, responsable del Hotel Urban y del Ego de Viveiro y del Restaurante Nito, tiene la opinión de que la hostelería no va a abrir en todo el año. «Segue morrendo moita xente cada día e hai que entender todas as medidas que se podan tomar. Pero dende o punto de vista empresarial vai ser complicadísimo superar o peche. Para todos, porque se es unha empresa con moitos empregados tes máis gastos fixos e non xeras, ser ter ademais ingresos extra».

«A incerteza impide tomar decisións e se o peche se prolonga ata decembro desgraciadamente penso que vai haber moitos peches, porque vai ser difícil aguantar, tanto os grandes como ós pequenos negocios, todos. O certo é que, aínda que se poda abrir no verán, o terremoto económico xa o temos aquí e vai influír a todos os sectores», añadió.

Carlos Folgueira, de O Rei das Tartas, señala: «Se non se abre no verán para recuperar algo do perdido vai haber moitos negocios que o pasen moi mal. E non é solo a hostalería, é todo o que xera. É evidente que os gastos están aí e que ingresos non hai, polo que de algún xeito, a Administración deberá responder a nivel de finanzamento e de impostos para botar unha man. E facelo con medidas efectivas e reais».

Juan Carlos Fernández, propietario, entre otros negocios, de la cadena de restaurantes A Quinta y de la pulpería Mar de Rinlo de Ribadeo, apunta: «No sé la solución, pero la hostelería es la que peor futuro tiene, porque es la que tiene más riesgo. Abrir, si no se dan las garantías sanitarias, lo veo complejo y peligroso. Si abres, se levantan los ERTE, compras mercancía y resulta que no hay movimiento de gente o salta un positivo en el personal, te manda cerrar y te arruinan».

Con unos 80 trabajadores en plantilla, se muestra crítico con la improvisación que atribuye a muchas de las medidas y echa en falta un verdadero equipo técnico de gente cualificada para tomar las decisiones más eficaces: «Aplazan el pago a Hacienda, pero el 20 de mayo hay que pagar. Tres millones de autónomos. ¿Cómo? ¿Sin producir?».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Se o peche da hostalería segue ata decembro, vai ser unha ruína»