Jealsa ya ha donado 2.200 mascarillas y reparte 4.000 entre sus empleados

Ramón Ares Noal
M. ARES RIBEIRA / LA VOZ

SOCIEDAD

La conservera también entregó 350 batas desechables y 30.000 latas de atún

18 abr 2020 . Actualizado a las 19:02 h.

La mascarilla se ha convertido en objeto de deseo en la crisis sanitaria, no en vano el uso habitual y adecuado es una de las mejores armas para evitar contagios, por eso se multiplican las iniciativas para cubrir el hueco del desabastecimiento de estas protecciones. Por ejemplo, la conservera Jealsa ya ha donado 2.200 máscaras desechables al centro de salud de Boiro, a los concellos de Porto do Son, Noia y Lousame, y a la asociación Amicos. Asimismo, ayer empezó el reparto de 4.000 entre los empleados de sus plantas de producción de O Bodión (Boiro) y A Baiuca (A Pobra), para su uso personal.

A estos sistemas de protección hay que añadir 350 batas desechables, que han ido para Amicos, el ambulatorio de Boiro y los concellos de Porto do Son y Noia. Según fuentes de la empresa, las donaciones continuarán con el fin de tratar de ayudar a las personas más expuestas a la pandemia, objetivo en el que también se incluyen las cerca de 30.000 latas de atún que han enviado a los ayuntamientos de Lousame, Porto do Son y Noia; a la Cruz Roja de Boiro, Noia y A Coruña y al Banco de Alimentos Rías Altas para que estos, a su vez, las hagan llegar a las familias más necesitadas.

Además, la textil Jealfer, propiedad de la misma familia Alonso Escurís, ha sido habilitada para la confección de mascarillas sanitarias para donar en el entorno barbanzano, de hecho, las 4.000 que han empezado a repartir entre los trabajadores de sus empresas barbanzanas se corresponden con las primeras salidas de la fábrica boirense de Vimieiro.

Refuerzo de medidas

A nivel interno, Jealsa ha reforzado las medidas de seguridad con la entrega de pantallas protectoras que complementan el equipo individual que ya usaba la plantilla, y también se intensificó la desinfección de las superficies exteriores con hipoclorito sólido diluido.

Además, han apostado por aumentar la distancia de seguridad en los comedores, que se reparten en tres zonas distintas bien diferenciadas e identificadas cada una por un color, con el fin de que los trabajadores se distribuyan por cada uno de ellos en función de la tonalidad del brazalete que les ha sido asignado, con el fin de que no se crucen.

A mayores, Jealsa organiza charlas formativas para el personal y pone a disposición de los trabajadores un servicio de atención médica a cargo de una doctora, para que resuelva las dudas que puedan tener.