«No me imagino un verano sin que la gente pueda ir a la playa, pero...»

José Palacios, de Adeac, cree que para cerrar los arenales la situación debería agravarse


RIBADEO / la voz

Hace unas semanas, José Palacios, vicepresidente de Adeac (Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor, que en España se encarga de otorgar la bandera azul a las playas), se encontraba en México participando en un programa de formación. En unos días, lo imposible se hizo realidad, cuando ya estando de regreso en España conoció que en pleno mes de abril, temporada alta en México, se cerraban las playas al público por causa del coronavirus. A estas alturas, en condiciones normales, Adeac ya debería haber desvelado qué playas españolas lucirán la bandera azul. Pero todo está en al aire. Incluso cómo se gestionarán y si se podrá entrar en ellas. Con la hipótesis de ambos escenarios, el cierre o la apertura de arenales, trabaja Adeac: «No me imagino un verano sin que la gente pueda acudir a las playas, pero…. Si a nivel estatal o europeo se dicta una norma que lo impida, y ahí tenemos el caso de México, obviamente no quedará otra que aceptarla. Y sí, claro que es una posibilidad», señala.

Palacios explicó que en las últimas semanas ha recibido llamadas de varios alcaldes gallegos preguntándole por la concesión de las banderas azules: «Tenemos la obligación de esperar. Banderas azules sí va haber. El jurado nacional ya se reunió la primera quincena de febrero y las decisiones están tomadas. Pero el jurado internacional se vio obligado a retrasarse por el coronavirus. Casi con toda seguridad, a finales de mayo conoceremos sus resultados y podremos decir también qué playas de Galicia y España las han ganado».

Reparto de banderas

«Nosotros, desde Adeac y desde Bandera Azul, no somos quién de decidir si se va a poder acceder o no a las playas y en qué condiciones, pero sí vamos a decir cuáles tienen bandera azul. Si debido a la pandemia las autoridades deciden cerrar las playas, pediremos a los ayuntamientos que no las icen, pero quienes las hayan merecido sí las tendrán, porque además, teniendo en cuenta la caída que tendrá el turismo, para prestigiar a nuestro país es especialmente importante resaltar la calidad de las playas gallegas y españolas y que es el país del mundo con más banderas azules, izadas o no», añadió.

El panorama es incierto, aunque la temporada estival aparece a la vuelta de la esquina. ¿Un verano sin playa? ¿Con el acceso limitado? «Todo es posible. Lo que está claro es que España este año no va a recibir 85 millones de turistas. Por lo tanto, si al final se autoriza que la gente vaya a la playa, la presión sobre ellas va a ser muy inferior. Y está el efecto psicológico en la gente, las precauciones que se van a tomar individualmente, con lo cual es muy probable que en ningún caso se den las aglomeraciones a las que estamos acostumbrados».

«Lo que toca ahora es esperar. Yo, personalmente, no creo que se impida el acceso. Tendrían que complicarse mucho las cosas, subir mucho los contagios, porque además es de esperar que el coronavirus pierda su virulencia conforme suban las temperaturas», dice Palacios, quien no obstante reconoce que «ya nada va a ser igual, y en las playas tampoco. Y precisamente por eso los servicios de socorrismo van a tener más importancia que nunca, no solo por los rescates, sino también velando por la protección de los bañistas, para que no se den situaciones de riesgo de contagio».

Confianza

«Confío en que pueda haber verano. Si permiten ir a las playas, elaboraremos unos criterios en relación a la pandemia. Y si no se nos permite ir a la playa, desde Bandera Azul seguiremos diciendo que aquí hay unas playas espléndidas y los más altos estándares de calidad turística del mundo», concluyó José Palacios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«No me imagino un verano sin que la gente pueda ir a la playa, pero...»