María Marte: «Lo más difícil de asimilar fue saber que en aquella mesa había cordero»

La cocinera se convierte en la primera mujer en recrear en Canal Historia el menú que cenó Jesús antes de morir


REdacción / La Voz

La vida de María Marte (República Dominicana, 1978) está cargada de sacrificio y esfuerzo, con los que logró ser la cocinera del Club Allard en Madrid, donde consiguió dos Estrellas Michelín. Tras volver a su país, donde recuperó su libertad y disfruta de su familia, la chef ha sido la encargada de versionar el menú de La última cena (22.00 horas, Canal Historia).

-¿Cómo surgió este proyecto?

-Hace un tiempo, cuando yo aún estaba en el Club se me propuso hacerlo, y al final yo no sé que pasó pero no pude. Pienso que todo tiene un porqué y llega cuando tiene que llegar. Cuando me lo propusieron otra vez no me lo podía creer, es uno de los proyectos que más ilusión me ha hecho. Para mí fue maravilloso poder recrear La última cena, me emociono y todo cuando hablo de ello. Así comenzó: con un correo electrónico. Me emocioné muchísimo porque siempre he llevado la tradición de la Semana Santa, me lo inculcaron mis padres, era algo bonito y especial para mí que me ha hecho recordar muchas cosas.

-¿Qué le supone a nivel profesional?

-Es un reto. Nosotros obviamente no estábamos en aquel momento, tenemos que crear a través de lecturas, de documentarnos, de rebuscar, de ver qué había en aquel entonces. Y en base a eso tenemos que ser creativos para hacer un menú que vaya acorde con lo que se supone que había en aquella mesa. Para mí fue todo un reto, de verdad, y me encantó.

-Es la primera mujer que afronta este desafío.

-Toda mi vida ha sido una batalla, un reto. Y esta también la vencimos. Por eso me hizo tanta ilusión cuando me lo propusieron ahora y me disgusté tanto cuando antes no se pudo llevar a cabo. No lo dudé ni un segundo. Se habla de igualdad, pero todavía falta mucho, tenemos que seguir rompiendo barreras, luchando para que la mujer ocupe el lugar que merece. Como mujer siento orgullo y satisfacción de poder decir: «Fui la chef de la octava edición de La última cena».

-¿Qué nos puede adelantar del menú?

-Fue muy emocionante y gratificante el poder llevar mi cultura y mi tradición a La última cena. Esa fue la parte más interesante. Más que ingredientes fue emoción. Puse mi corazón para recrear el menú y asocié un plató típico de la República Dominicana que solo se como en Semana Santa como es el potaje de gandules verdes. Asociarlo a mi cultura y a mis creencias fue muy interesante. Lo más sorprendente para mí fue ver que había cordero en aquella mesa. Leí, rebusqué e indagué mucho, fue algo increíble porque a través de la religión se nos inculcó que no se podía comer carne en Semana Santa. Fue la parte más difícil de asimilar. Con todo el dolor de mi alma puse el cordero en la cena pero le pedí perdón a mis muertos por ello. También introducimos la tilapia, que leí que fue el pescado con el que Jesús alimentó a la multitud y tenía que estar. Y terminamos con un postre maravilloso: la compota jaroset. También fue la primera vez en mi vida que hice pan ácimo y me encantó.

-Tras su participación en el programa, ¿qué proyectos tiene?

-Sigo viajando con mi empresa de organización de eventos por todo el mundo y a través de la Fundación María Marte tenemos un programa mensual de alimentación a personas en situación vulnerable, y seguimos con las becas para estudiar cocina. Estoy feliz porque tengo libertad y sigo cocinando con todo mi corazón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

María Marte: «Lo más difícil de asimilar fue saber que en aquella mesa había cordero»