Supera el Covid-19 con 100 años y múltiples patologías

La mujer, residente en el centro de DomusVi de San Lázaro, fue recibida por el personal de la residencia, miembros de Protección Civil y Policía Local

;
Coronavirus / recibimiento a carmen que con 100 años llega a la residencia Domus -san lazaro despues de superar el coronavirus Coronavirus / recibimiento a carmen que con 100 años llega a la residencia Domus -san lazaro despues de superar el coronavirus .

santiago / La Voz

Todos rompieron en aplausos, y hasta alguna lágrima corrió por las mejillas de los trabajadores de la residencia DomusVi San Lázaro de Santiago, y por las del personal de servicios de emergencia que se dieron cita, a media mañana de hoy, para recibir a Carmen, una de las residentes del centro de Santiago, al que volvió tras 24 días en el Hospital HM La Rosaleda de Santiago. Esta mujer rompe todas las estadísticas del coronavirus. Tiene 100 años, múltiples patologías y es una gran dependiente de grado 3, pero el Covid-19 no pudo con ella. «Está curada», según los resultados de los análisis a los que fue sometida antes de ser dada de alta.

Su recuperación es casi un milagro, que nos permite ver un claro de luz en medio de la nieblaLa mujer fue derivada el pasado 23 de marzo al Hospital HM La Rosaleda, cuando en la residencia detectaron que presentada febrícula. Gloria García Barreiro, directora de la residencia DomusVi San Lázaro, explicó que con Carmen se siguió el mismo protolocolo que con todos los residente. «En una de las tomas de temperaturas, que se hacen diariamente cada doce horas, se detectó que tenía fiebre». La directora, que confesaba estar feliz por el regreso sana y salva de la residente,  comentó que «Carmen ni siquiera llegó a tener fiebre muy alta, pero se le derivó a la Rosaleda, donde hoy fue dada de alta» Se trató, en todo momento, de una paciente asintomática, «no tuvo problemas respiratorios y, según nos dijeron en la Rosaleda, solo tuvo fiebre un día. Su recuperación es casi un milagro, que nos permite ver un claro de luz en medio de la niebla». Al tratarse de una mujer con deterioro cognitivo, la directora explicó que «aún es más destacable su recuperación, porque no es una persona colaborativa; y, sin embargo, Carmen está recuperada y vuelve a estar con nosotros. Es nuestra primera residente de alta, y de una mujer de 100 años. Nos da mucha energía». Gloria García se mostró convencida de que esta recuperación supone también una «inyección de moral para todos los trabajadores de la residencia, que están sufriendo una gran presión, y trabajando en una situación muy complicada».

Tras su paso por el Hospital compostelano, Carmen regresa a «su casa», donde seguirá siendo atendida por el personal de la residencia en la que ha vivido en los últimos 5 años. Carmen no tiene familia, y está tutelada por el Fundación Galega para a Tutela de Adultos (Funga). De los pocos datos personales que pueden ser difundidos, se sabe que es natural de un municipio del área de Santiago, y que desde su ingreso en la residencia de la tercera edad está bajo la tutela de la Xunta de Galicia.

«El coronavirus es un gran desconocido, así que se le mantendrá aislada por su seguridad, la de otros residentes y la de los trabajadores»Desde hoy y durante un mes más, la centenaria permanecerá aislada en una habitación de la tercera planta de la residencia de San Lázaro, donde será atendida por el personal del propio centro. Su aislamiento se establece como medida de seguridad, porque «el coronavirus es un gran desconocido, y se le mantendrá aislada por su seguridad, la de otros residentes y la de los trabajadores». La directora explicó que, durante la Semana Santa, el centro se preparó como un minihospital para tener todos los medios sanitarios necesarios para atender a Carmen y todos los pacientes que regresen a la residencia, después de su paso por el hospital. Actualmente, 53 residentes de la residencia DomusVi San Lázaro de Santiago están en la residencia Porta do Camiño, donde se trasladaron a los que dieron positivo en las pruebas del Covid, y que fue habilitado para este fin por la Conselleria de Sanidad. Otros dos residentes siguen en la clínica HM La Rosaleda. Según los datos de la dirección, la mayoría de sus residentes derivados están en vías de recuperación. 

Gloria García insistió en recordar que las «residencias de la tercera edad no son hospitales, sino centros sociales donde los residentes reciben asistencia terapéutica y se les proporciona atención para cubrir sus necesidades básicas». Aunque se cuenta con cuadro médico, son equipos de atención primaria, «no especializada para lo que, en el caso del Covid y en otro tipo de cuadros médicos, son trasladados a los hospitales de referencia». 

«Lloramos como magdalenas con cada alta en la uci»

m. v. f.

La delegada del Celta de baloncesto, Laura Alonso, es enfermera y trata a pacientes con Covid-19 en Povisa

A Laura Alonso le ha tocado vivir la crisis del coronavirus «de pleno», dice. La actual delegada del Celta de baloncesto, que en su día dejó de jugar por las dificultades de compaginar el deporte con su rol de enfermera, trabaja en una de las dos ucis de Povisa, en la que se trata a los enfermos que han dado positivo en covid-19. Se incorporó hace dos semanas tras estar de baja y se encontró de frente con la realidad de la pandemia.

Alonso reconoce que los inicios fueron especialmente duros. Incluso los días previos a incorporarse, consciente en parte de lo que le esperaba. «Tenía miedo por lo que veíamos no solo de China, sino de Madrid, que está ahí al lado», admite. Luego, las primeras jornadas resultaron «horribles», confiesa sin tapujos. «Lo pasamos mal. Empezaron a llegar todos muy malitos. No te adaptabas a la vestimenta, te hacía heridas en la cara... Pero nos apoyamos unos a otros. Somos un equipo y, cuando alguien no puede más, todos tiramos».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Supera el Covid-19 con 100 años y múltiples patologías