Israel ya sabe cómo recuperará la vida cotidiana

Diseña un plan en cuatro fases para dejar atrás las restricciones impuestas para controlar el coronavirus


Israel comienza a esbozar cómo será su vuelta a la normalidad, una vez que pase la emergencia sanitaria causada por el COVID-19. El plan escalonado, trazado por el Consejo de Seguridad Nacional, para reactivar la economía plantea que el sector financiero e industrial será el primero en incorporarse al trabajo y deja en el aire la libertad de movimientos para la población de riesgo.

La propuesta, diseñada por un grupo de expertos, se presentará, según apunta la Agencia Efe, la próxima semana al Parlamento y apuesta por cuatro fases consecutivas, que se sucederán cada dos semanas, para recuperar la vida cotidiana y económica del país.

De acuerdo con el plan, los trabajadores del ámbito financiero, alta tecnología o industrias serían los primeros en volver a sus puestos de trabajo, manteniendo, eso sí, la distancias de seguridad, usando mascarilla y estrictas normas de higiene. En este etapa, se podrían reabrir los centros de educación especial o preescolares y parte de la actividad del sector público y los transportes públicos.

La segunda fase de «desescalada» facilitaría la apertura de comercios y negocios no esenciales, actualmente cerrados, y el regreso a las escuelas de los niños de entre 6 y 10 años. La tercera afectaría al sector de la hostelería. Y así, bares y restaurantes podrían levantar sus persianas, siempre manteniendo las recomendaciones de distancia social. Además, contemplaría la reanudación de las clases presenciales para el resto del alumnado, salvo los universitarios que seguirían el curso de forma virtual.

La fase definitiva, que solo se adoptaría con la pandemia ya bajo control, prevé reabrir el resto de espacios de ocio o culturales, como salas de cine y teatro, centros comerciales. Se autorizaría además la celebración de competiciones deportivas y el retorno de la circulación de vuelos de pasajeros.

No define el plan el modo en que se flexibilizará el confinamiento para la población de riesgo. De hecho, los mayores de 60 años deberán permanecer encerrados mientras estas fases avanzan.

Para hacer frente a la pandemia, el Gobierno de Benjamin Netanyahu ha impuesto el uso de mascarillas, clausurado las actividades no esenciales y cerrado las localidades más afectadas. Y el país registra actualmente 112 fallecidos y 11.235 contagios confirmados. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Israel ya sabe cómo recuperará la vida cotidiana