Cartas de colores para los centros de la tercera edad

Chavales de un centro de menores coruñés animan con mensajes y dibujos a personas ingresadas en residencias de mayores

Misivas remitidas a personas mayores por los niños del centro de menores San José de Calasanz
Misivas remitidas a personas mayores por los niños del centro de menores San José de Calasanz

redacción / la voz

«Te escribimos esta carta porque sabemos que estás en una situación difícil y queremos apoyarte para que cada vez que leas esto te sientas feliz y recuerdes que no estás solo». Así comienza la carta que unas jovencitas del centro de menores San José de Calasanz de A Coruña remiten a personas internas en centros de mayores gallegos.

Ellas, junto a sus treinta compañeros, y como todos los españoles, están confinadas. Se han acabado las salidas, las quedadas con amigos e incluso las visitas en persona con sus familiares. Pero estos chavales, que saben bien que la vida no es un camino de rosas, prefieren poner su granito de arena para que otros puedan ver la situación con mejor color. En concreto, con los colores de los rotuladores con los que los más pequeños han dibujado corazones, arco iris, y todo lo que se les ha ocurrido.

«Esto va a pasar muy pronto. Vosotros podéis»

Los mayores han preferido los mensajes de ánimo. «Quiero que estéis bien porque esto va a pasar muy pronto. Vosotros podéis». «Los que estéis enfermos quiero que seáis muy fuertes y que aguantéis lo máximo que podáis». «Todos juntos resistiremos». Son algunas de las frases que llenan sus cartas y con las que buscan llevar esperanza a quienes creen que lo están pasando peor que ellos. «Os adoro a los ancianos», dice cariñosa otra de las misivas que se han dedicado a hacer durante estas extrañas vacaciones de Semana Santa.

Y aunque en sus escritos también recuerdan lo mucho que en estos momentos se echan de menos los amigos o el parque, estos niños tienen muy claro que, como dicen en uno de sus mensajes, «a pesar de la situación en la que nos encontramos todos, es mejor pensar en positivo que en negativo».

Un vals grabado por 46 músicos desde sus casas en diez ciudades

Ya no pueden reunirse para ensayar. Y, por el momento, también es impensable dar un concierto delante del público. Pero eso no ha impedido que los músicos de la Orquesta Sinfónica de Bucarest hayan encontrado una manera de homenajear al personal sanitario que pelea contra el COVID-19 haciendo lo que mejor saben: tocar.

Para lograrlo pusieron en marcha un proyecto que califican de «titánico». 46 músicos se grabaron, cada uno en su casa, interpretando la misma pieza, el Vals de la tarde, compuesto para esta orquesta rumana el pasado otoño. Desde lugares tan distantes como São Paulo, Londres, Miami o Sevilla (sus domicilios se reparten hasta por diez ciudades distintas) llegaron las grabaciones de imagen y sonido que luego hubo que ensamblar para montar un vídeo en el que apenas se notan los diferentes escenarios acústicos o las complicaciones de tocar escuchando una grabación del resto de instrumentos.

El resultado se ha publicado en Youtube como mensaje de optimismo y gratitud hacia quienes trabajan para frenar al coronavirus.

Llegan los EPIs donados por Iberdrola

Iberdrola ha anunciado que este fin de semana llegó a Madrid un avión militar con parte de los 4,6 millones de mascarillas que donará la compañía. El ejército está recogiendo directamente en Shanghái el material adquirido a través de uno de sus proveedores.

El material aterrizó en la base militar de Torrejón de Ardoz
El material aterrizó en la base militar de Torrejón de Ardoz

Además, según informó la empresa, en los últimos días también recepcionó un lote de buzos de protección desechables, que como el resto de material dirigido a las administraciones, está llegando en aviones comerciales y se almacena hasta su distribución en el Campus de la compañía convertido en un gran almacén.

En los próximos días se espera la llegada de 438 respiradores junto a un gran lote de otros equipos de protección. En una primera compra, valorada en más de 22 millones de euros, Iberdrola ha adquirido también 120.000 buzos y 20.000 gafas de protección.

108 años y negativo en coronavirus

Nació en 1912. Sobrevivió a la gripe española y a la Guerra Civil. Actualmente vive en un centro de atención a la dependencia de Laredo (Cantabria) y el coronavirus no le ha impedido celebrar su 108 aniversario. El cántabro Víctor Ortiz cumplió ayer años, y trabajadores y compañeros de la residencia prepararon una celebración en la que no faltó el cumpleaños feliz a ritmo de salsa. También la policía local se sumó a la fiesta con sus sirenas, y el hombre recibió además un ramo de flores y la felicitación de la consejera de Empleo y Políticas Sociales, y un vídeo de los presidentes de las federaciones de fútbol española y cántabra por la gran vinculación de Ortiz con el Club Deportivo Laredo, del que es socio número 1. Pero el mejor regalo, sin duda, es que ha dado negativo en el test de coronavirus.

VerSOS - Poemar o mar

ANTONIO GARCÍA TEIJEIRO

Quero chegar ao mar

(se está fuxindo)

para abrazalo.

Quero chegar ao mar

(e que non fuxa)

para agarralo.

Quero chegar ao mar

(se está durmindo)

para arrolalo.

Quero chegar ao mar

(se está chorando)

para alegralo.

Quero chegar ao mar

(se está celoso)

para bicalo.

Quero chegar ao mar

(se está berrando)

para calmalo.

Quero chegar ao mar

(se está perdido)

para inventalo.

Quero chegar ao mar

(se está volvendo)

para gardalo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cartas de colores para los centros de la tercera edad