«Hubo niños que no llegaron a conocer a sus padres»

En Ourense, las centenarias de la provincia aún recuerdan los efectos de la gripe española de 1918, que recoge la hemeroteca de La Voz


Ourense / La Voz

Mientras Europa se daba sus penúltimas bofetadas en el año 1918, el caballo de José Quiroga empezaba a trotar por las aldeas de Petín. Se terminaba la Gran Guerra y comenzaba otra, que no entendía de bandos ni fronteras. Y no dejaba casquillos, pero sí cadáveres. La mal llamada gripe española se dejó sentir en la provincia de Ourense desde el mes de septiembre, en la antesala del otoño. Picos Quiroga, arquitecto técnico que reconstruye la historia de su familia, recuerda que su abuelo, el médico del municipio, iba sin montura y portaba una manta vieja como traje de protección. Era su EPI de la época. «Viajaba por las aldeas para cubrir el vacío asistencial, porque por aquel entonces no había muchos facultativos», dice.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

«Hubo niños que no llegaron a conocer a sus padres»