«Al ser un país pequeño eso permite que nos hagan la prueba a todos»

Paz Fernández está muy atenta a su familia lalinense, especialmente a su abuela de 90 años que está en As Dores


lalÍn / La Voz

Paz Fernández Ferradás nació en Andorra y es hija de uno de los muchos emigrantes de Lalín que se fueron a este pequeño país donde reside una importante colonia de dezanos. Preside la asociación de Fillos de Lalín. Son muchos los lazos que unen la capital dezana con Andorra, especialmente con Escaldes-Engordany con quien Lalín está hermanado desde hace décadas.

-¿Cómo se lleva por ahí el confinamiento?

-Estamos igual, las restricciones son las mismas que en todas partes. Aquí empezaron a tomar medidas pronto. La uci aún no la tienen colapsada.

-¿Les harán pruebas a todos?

-Al ser un país pequeño eso permite que nos hagan la prueba del coronavirus a todos, algo que es muy difícil en otros sitios en el que el volumen de población es muchísimo más grande. Están pensando como será la primera y la segunda fase. Cada ayuntamiento se encargará de hacerle la prueba a su gente y luego se irá abriendo por sectores.

-¿Desde cuándo están encerrados?

-Desde el 14 de marzo, día de la constitución andorrana.

-¿Cómo se está viviendo esta situación?

-Preocupa lo que pasará después. Hay empresas que están pidiendo ayudas. Los recibos y los alquileres siguen pasándose y todo es una ruedaque nos afecta a todos. Lo que pedimos es que piensen en todo el mundo, no solo en los empresarios sino también en los trabajadores. Ya están hablando de bajar los sueldos. En Andorra los alquileres son elevadísimos y si antes ya nos costaba llegar a fin de mes... Ahora hay negocios que igual no volverán a abrir. Anuncian la concesión de créditos blandos a interés cero para que el que lo pide porque los intereses los pagará el gobierno, pero los créditos tienes que devolverlos. Nadie regala nada.

-El parón afecta a casi todos los sectores y hay algunos que tardarán más en arrancar

-Sí, claro. Yo soy comercial de temas de Merchandising y son productos que no son prioritarios o esenciales. Tendré que aguantar como pueda. Mi pareja trabaja en la hostelería y el 7 aún no cobrara los 15 días que trabajó en marzo. Creo que para nuestra generación esto va a ser más difícil. Nosotros lo tuvimos todo. Nuestros padres tuvieron la oportunidad de emigrar y crecer. Y gracias a todo ese trabajo que hicieron a nosotros no nos faltó de nada. El emigrante no tenía nada o tenían lo justo. Mis padres, como otros emigraron por necesidad, y se fueron abriendo camino con mucho sacrificio. Nosotros no pasamos nada de eso.

-¿Como lo lleva la familia?

-Yo nací aquí y somos cuatro hermanos. Mis padres están en su casa y algunos días nos acercamos a la puerta a dejarles alguna cosa y mis hermanos están con sus hijos en sus casas.

-¿Estarán también pendientes de la familia de Lalín?

-Mi abuela tiene 90 años y está en la residencia de As Dores, a su edad está delicada y pensamos mucho en ella. Desde la residencia hacen videollamada con ella a mi tío que está en Lalín, pero mis padres no tienen teléfono con cámara. Tiene a su madre a 1.100 kilómetros y sufre. Ellos ya están jubilados y pasan parte del año aquí en Escaldes.

-¿Cómo lleva el día al día al no poder salir?

-Psicológicamente se hace difícil. Ahora ya sabemos lo que es estar encerrados. El ambiente es triste, en la calle no hay apenas nadie. Yo soy una persona muy efusiva y el otro día vi a alguien conocido y empecé casi a gritarle animada de lejos. Te pones contenta solo por el hecho de poder hablar con alguien. La convivencia es una locura para todos.

-¿Sus sobrinos llevan bien no poder salir?

-Tienen 10 y 5 años. Aquí la escuela andorrana da clases por Internet, aunque ahora son vacaciones. Tengo una cuñada profesora y mi hermano fue profesor, así que al tener uno dos profesores en casa no le queda otra que aplicarse.

-¿Es también de las que cree que comemos más encerrados?

-Sí si. Creo que vamos a salir de esta haciendo la croqueta (risas). Primero empiezas cuidándote, pero no soy muy deportista y después de unos días lo vas dejando. Un día limpias y te cansas. Lees, piensas, cocinas. Estás una tarde y te apetecen unas filloas y te pones. Yo no había hecho filloas nunca. Te haces un chocolate...

-¿Ya le dio tiempo a engancharse a alguna serie?

-Ya acabé alguna. Te pones y las temporadas las ves volando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Al ser un país pequeño eso permite que nos hagan la prueba a todos»