Conte, dispuesto a ampliar la cuarentena dos semanas para relajarla a final de mes

Comienzan los controles de temperatura a los pasajeros en las estaciones ferroviarias de Roma

Una mujer tira por la cuerda con la que sostiene un cesto que utiliza para que los viandantes le depositen comida, en Milán
Una mujer tira por la cuerda con la que sostiene un cesto que utiliza para que los viandantes le depositen comida, en Milán

Redacción / La Voz

El Gobierno italiano empezará a relajar el confinamiento social impuesto por la pandemia de coronavirus hacia finales de abril.

«Si los científicos lo confirman, deberíamos empezar a relajar algunas medidas hacia finales de este mes», así lo ha avanzado el primer ministro, Giuseppe Conte, en una entrevista concedida a la cadena británica BBC. Pero antes, hoy o mañana el Ejecutivo prolongará el confinamiento de los ciudadanos y la paralización de las actividades más allá del día 13, cuando finaliza el actual decreto. El nuevo texto podría incluir la reapertura de algunas actividades económicas y escuchar así las presiones, sobre todo de la industria lombarda, para retomar la actividad, pese a que la región superó ayer los 10.000 muertos por coronavirus.

La decisión final será del Consejo Técnico Científico que asesora al Gobierno.

Italia es el tercer país más afectado por el coronavirus, con 143.626 casos, lo que supone 4.204 más que en la jornada previa, y 18.279 muertes, de ellas 610 en las últimas 24 horas. Estos datos representan un repunte en los óbitos y en los contagios, por lo que la lucha contra el coronavirus continúa. Desde Roma y otras ciudades del sur llegaron ayer a Lombardía, la región norteña más afectada por el COVID-19 y en la que se encuentra Milán, 73 médicos. «Una ayuda valiosa importantísima en esta emergencia. Esperamos que esta sea una fase a la baja, pero no podemos bajar la guardia», señaló el consejero regional de Protección Civil, Pietro Foroni.

Entretanto, la lista de facultativos fallecidos por coronavirus no para de crecer y ya contiene 105 nombres.

Conte, además de poner de manifiesto que «detrás de los números y de los nombres y apellidos hay historias de vida y familias rotas, volvió a disparar a la falta de solidaridad de Europa. Advirtió del peligro que corre la Unión por la falta de una respuesta conjunta a la crisis económica derivada de la pandemia. «El riesgo de que fracase es real», aseguró. 

Pruebas para la fase 2

De momento, y antes de que las autoridades aflojen las medidas de confinamiento, el país comienza a ensayar métodos como los aplicados en China, de cara a una futura fase 2, de apertura de las restricciones. Así, desde ayer se toma la temperatura a los pasajeros en dos estaciones de trenes de Roma, Termini y Tiburtina, las mayores de la capital.

La iniciativa promovida por la Protección Civil, el Colegio de Médicos de Roma y la Cruz Roja prevé que médicos y enfermeros tomen la temperatura a los pasajeros «para contener la propagación del coronavirus y experimentar con este tipo de intervención, en la deseable fase 2», explica en una nota el Colegio de Médicos de la capital italiana, informa Efe.

Una iniciativa que más adelante se podrá llevar a cabo en las estaciones de metro, a la entrada de oficinas públicas y en los centros comerciales, como también ocurre en Wuhan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Conte, dispuesto a ampliar la cuarentena dos semanas para relajarla a final de mes