Varias comunidades creen que el número de muertos pueden ser superior al oficial

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Sandra Alonso

«No tengo datos para decirles que están ocultando datos», afirma Feijoo

09 abr 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«No tengo datos para decirles que están ocultando datos». La redundancia de Alberto Núñez Feijoo en su última comparecencia ya da una idea de lo enrevesado de un asunto convertido en arma arrojadiza a todo tipo de escala. Desde la autonómica a la mundial. España no ha escapado a este daño colateral de la crisis, y azuzada por su particular mapa geopolítico ha convertido las cifras en un desbarajuste capaz de enfrentar autonomías, partidos políticos e incluso carteras dentro del gobierno estatal. Feijoo reflexionaba el miércoles sobre el asunto, deteniéndose en el desfase gallego según el tipo de contador. «Es evidente que ha habido un desajuste en los datos de registros sanitarios y registro civil. Hay que casar esos datos», admitía, consciente de que las defunciones han crecido en la comunidad muy por encima de las que se achacan a la enfermedad. «No es fácil hacer protocolos en el inicio de una pandemia -justificaba-. Hay casuística no incluida en el inicio que se ha ido incorporando. Los que fallecen en los servicios sanitarios están prácticamente todos, no hay dudas, y hay que sumar los que fallecen en residencias y hospitales privados. El trasiego de la presión asistencial y social puede estar produciendo algún desajuste».

«Hemos de saber la verdad, conocer con toda la crudeza los datos de los realmente fallecidos por coronavirus. Ocultar un conjunto de datos, primero no va a cambiar la realidad, y segundo es una falta de respeto tanto a los fallecidos como a sus familiares», razonó Feijoo, que estiró su explicación para abordar los desfases entre comunidades: «No tengo datos para decir que están ocultando datos de muertos. Los protocolos de comunicación fueron mudando. Inicialmente solo se contaban los que fallecían en hospitales, ahora dos días a la semana hay que actualizar con las residencias. Espero que no haya diferencias sustanciales». Concluyó admitiendo que desde la Xunta «nos pusimos en contacto con el Tribunal Superior para saber si había registros diferentes». Un reconocimiento al mencionado desfase entre los balances de Sanidad y los de los registros, que han visto multiplicarse el número de decesos en relación a la misma época del año pasado mucho más allá de los casos atribuidos al coronavirus.

Detalle que ha dado lugar a que gobiernos regionales como los de la comunidad de Madrid, la Valenciana, Castilla-La Mancha o Castilla y León admitan que los muertos a cuenta del virus pueden ser mucho más de los que reflejan sus balances. Madrid, por ejemplo, informaba ayer del fallecimiento de 4.750 personas residentes en centros de mayores durante el último mes. También han aflorado los reproches desde las bancadas del Congreso, donde Cuca Gamarra reclamaba en nombre del PP que «los datos tienen que ser ciertos y solo se están contabilizando los casos confirmados por un test, pero no ha habido test para confirmar todos los casos». «Pedimos que se corrija ese criterio», manifestaba en la Comisión de Sanidad y Consumo, anunciando la solicitud de una auditoría para «contabilizar los casos que no pudieron ser diagnosticados».