Última hora de la pandemia en el mundo: El COVID-19 ya se cobró el doble de vidas que el 11S en Nueva York

Redacción LA VOZ

SOCIEDAD

William Farrington

Reino Unido estudia ampliar el confinamiento el día en que Boris Johnson abandona la uci, mientras Italia diseña su levantamiento a pesar del repunte de fallecimientos. En China se contabilizan dos nuevas muertes y en Portugal las fábricas están desbordadas por la demanda de féretros para España

10 abr 2020 . Actualizado a las 01:47 h.

El Jueves Santo del 2020 no seguirá los ritmos habituales en casi ningún lugar del mundo. La crisis del coronavirus ha arrasado con la normalidad en 184 países y, a 9 de abril, los estudios hablan de 1,5 millones de contagiados a lo largo y ancho de todo el globo. La cifra de fallecidos es dramática, 91.783. Y va en aumento. También crece la de recuperados, que se estima en algo más de 344.000, según la Universidad Johns Hopkins. Pero el coste humano ya ha sido altísimo.

Estados Unidos se ha despertado de nuevo como el país con más afectados, más de 430.000, y suma ya unos 15.774 fallecimientos. Nueva York sigue en el punto de mira como epicentro de la pandemia en el país. Con más de 7.000 fallecimientos en este estado a causa del COVID-19, el nuevo virus ya se cobró el dobre de vidas que el 11S.

 

España, con más de 152.000 casos confirmados en el territorio nacional y más de 15.774 fallecidos, mantiene la segunda posición en este triste ránking, en el que Italia completa el podio (con cerca de 144.000 infectados y unas 18.300 muertes).

Más allá de los números, este jueves 9 de abril ha amanecido en el mundo con Italia programando la segunda fase de control de la epidemia a pesar del repunte de fallecimientos registrado hoy, mientras los británicos esperan que su gobierno anuncie la prórroga de las medidas de confinamiento. La Justicia alemana ha negado a un grupo ultracatólico la celebración de misas en Semana Santa. Y en Portugal están desbordados por la demanda de ataúdes para España. El COVID-19 golpea con fuerza en Europa, donde ya no queda ningún país sin víctimas mortales después de que Malta, el último reducto, registrase sus primeros fallecimientos, una mujer de 92 años y un hombre de 79.

Fuera de las fronteras europeas, en Wuhan (China) se han registrado dos nuevos fallecimientos. Rusia ha superado la barrera de los 10.000 casos, mientras India confinará 20 puntos calientes. Y, en África, se enfrentan al coronavirus con solo 5.000 ucis, cinco por cada millón de habitantes. 

En Londres se pide a los británicos permanecer en sus casas
En Londres se pide a los británicos permanecer en sus casas ANDY RAIN

Reino Unido espera la prolongación del confinamiento

Son días de incertidumbre en el Reino Unido, como en el resto de países. Su primer ministro, Boris Johnson, abandonaba esta tarde la unidad de cuidados intensivos tras pasar tres noches en ella. El jefe del Gobierno continuará ingresado en la planta del hospital St. Thomas de Londres, donde se recupera tras desarrollar COVID-19. Permanece al mando mientras tanto el ministro de Exteriores, Dominic Raab.

En este escenario, con más de 61.000 casos confirmados y 7.100 fallecidos, se espera prolongar el periodo de confinamiento británico. Aunque fue declarado en un principio por el Gobierno hasta este fin de semana, la población es consciente de que se alargará. Hasta el momento, los ciudadanos pueden salir de sus viviendas una vez al día para comprar o para hacer ejercicio. Habrá que aguardar para ver qué condiciones establece el nuevo confinamiento. A pesar de que el miércoles se registró un pico de fallecimientos, con 938 en 24 horas, los asesores del Gobierno británico creen que el sistema de salud no se verá desbordado por un aumento drástico de pacientes, recoge Colpisa.

Por otra parte, el Gobierno británico ha llegado a un acuerdo con el Banco de Inglaterra para recibir fondos directamente de la entidad, en lugar de recaudarlos en los mercados de deuda, en caso de requerir liquidez. La institución explica que ha alcanzado un acuerdo con el ministerio de Economía para ampliar «temporalmente» su capacidad de «descubierto» en la cuenta con el banco central, si bien cualquier dinero que se retire en préstamo deberá ser devuelto «antes de final de año».