Las necesidades alimenticias centran el 80 % de las llamadas al 010

Servizos Sociais está contactando con los mayores que viven solos para conocer sus necesidades y para charlar con ellos


santiago / la voz

El 010 se ha convertido en una ventana abierta para los compostelanos a los que la crisis del coronavirus ha puesto en situación de vulnerabilidad y para aquellos que ya lo estaban y han visto empeorar también sus circunstancias por el confinamiento domiciliario. El servicio telefónico gratuito que el Ayuntamiento puso a disposición de la ciudadanía días después de la declaración del estado de alarma se ha convertido en una ventana de esperanza también para quienes no padecen vulnerabilidad económica, pero sí la de la edad y la convivencia en solitario.

También estos últimos han requerido asistencia a través de ese canal en demanda de ayuda para recoger sus medicamentos en la farmacia o para encargar una compra que por sí mismos no pueden hacer, ni presencialmente ni por gestión telemática. Pero son los menos. La voz que en mayor medida se escucha a través de este servicio es la de quienes ya lo pasaban mal antes y la de aquellos con economías ajustadas y arrolladas ahora por las medidas de contención social para hacer frente el COVID-19, ya sea por la pérdida de empleo o de trabajos ocasionales con los que complementaban sus recursos.

La primera preocupación de quienes están viendo la peor cara del confinamiento -al margen de cuestiones de salud- es el sustento. Y así lo refleja la actividad del 010, el servicio que está canalizando la petición de ayuda y de información de la ciudadanía ante esta situación excepcional. Desde su apertura y hasta el martes, esta línea gratuita ha contabilizado más de 1.100 llamadas y el 80 % estaban relacionadas con la alimentación, ya fuese para interesarse por el reparto de productos no perecederos, ya para demandar el servicio de comedor escolar, para preguntar por la Cocina Económica -ya funciona con normalidad- o para pedir el tique especial para compra de comida que ha habilitado el Concello por importe de 50 euros semanales o quincenales, en función de si son familias de varios miembros o monoparentales.

El bono solo se concede una vez que Servizos Sociais lo certifica. Unas 680 familias disponen de él. La demanda inicial rondó las 500 y ya entonces sorprendió al Concello, aunque ahora asume que probablemente crezca. Dependerá también del tiempo por el que se prolongue el confinamiento. «Lévase anos falando de que na cidade hai case 18.000 persoas en risco de exclusión social, e non desapareceron», dice la edila Mila Castro.

Atendido por Protección Civil, el 010 también es sensible a la necesidad de los confinados de más edad que viven solos y aprovechan para charlar un rato a la vez que hacen una consulta o una petición. También hay esos casos, dice la responsable de ese cuerpo de voluntarios, Begoña del Río, aunque Servizos Sociais ha comenzado este lunes a contactar telefónicamente con los mayores de 65 años que viven solos para charlar con ellos. Expresamente para charlar, porque con anterioridad ya se estaba poniendo en contacto con ellos para conocer sus necesidades en estos momentos.

Las medidas de apoyo al comercio local estarán operativas en junio

Las medidas municipales de apoyo a la reactivación del comercio, pequeñas empresas y autónomos estarán operativas en la primera quincena de junio. Es el plazo que maneja el Ayuntamiento, contando con aprobarlas la próxima semana y con que la convocatoria de las ayudas económicas para hacer frente al pago de intereses bancarios y su resolución llevará en torno a un mes. Ese es el calendario que marcan los plazos administrativos, aunque el Ayuntamiento vería la posibilidad de acortarlos si la vuelta a la normalidad en el sector comercial se produjese antes. Porque, en esencia, se trata de que, tanto las ayudas económicas como el contrato del servicio de asesoría profesionalizada, estén en marcha con antelación a la reactivación de la actividad, para que sepan previamente con qué apoyo público pueden contar.

Según el alcalde se entiende como primordial que «entre dez e quince días antes da apertura» el comercio conozca «en que escenario se move porque, senón, boa parte non vai abrir». Bugallo descartó que vaya a haber ayudas directas para quienes no estén en condiciones de pedir los préstamos a los que dará soporte el Gobierno y la Xunta. Los recursos municipales son escasos, dice, y su optimización se vincula a servir de complemento de esos créditos. «Hai que buscar a maior rendibilidade social e operativa» cuando los recursos son pocos y la ciudad cuenta, añadió, con 1.300 comercios, más de mil establecimientos de hostelería y sobre unos 6.000 autónomos.

A preguntas de los medios sobre el festival O Son do Camiño, el alcalde apuntó que le compete a la Xunta decidir, pero que si se ve que es difícil mantenerlo en junio, el Concello sería partidario de aplazar la fecha. «A nós gustaríanos que se preserve ese festival coa calidade prevista». Y de momento, tampoco puede decir qué pasará con el 25 de julio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Las necesidades alimenticias centran el 80 % de las llamadas al 010