Johnson, víctima de su propia estrategia frente al virus

Un 56 % de los británicos creen que su Gobierno reaccionó tarde y crecen los que endurecerían el aislamiento social

Una furgoneta con una imagen de Boris Johnson y un mensaje de ánimo, en Londres
Una furgoneta con una imagen de Boris Johnson y un mensaje de ánimo, en Londres

Londres / E. La Voz

«En política los errores se pagan». La pandemia del COVID-19 está demostrando que esta máxima de las ciencias políticas también abarca a la salud. Al menos esta es la sensación que hay en el Reino Unido, un país que contiene la respiración después de que se conociera que su primer ministro, Boris Johnson, está en una unidad de cuidados intensivos, por el empeoramiento de los síntomas del coronavirus que contrajo hace más de diez días y que le ha obligado a estar aislado Su traslado a la uci ha amplificado la sensación de crisis que vive el país después de que el propio Johnson se negase a ver la realidad del coronavirus y errase en cómo afrontarla.

En la mente de muchos aún está fresca la defensa del premier a la estrategia del «contagio de rebaño», según la cual mientras más personas se infectaran del coronavirus más inmunes habría; y su rechazo a seguir los pasos de Asia y el resto de Europa e imponer duras cuarentenas obligatorias, pese a ver que en países como Italia y España el número de afectados y muertos crecía día a día.

«Lo siento, pero él se merece completamente lo que está pasando. Él es uno de los peores primeros ministros que hemos tenido», no dudó en afirmar la alcaldesa de la localidad escocesa de Heanor, Sheila Oakes, en su cuenta de Facebook. La declaración fue condenada rápidamente por el Partido Laborista, al que pertenecía la regidora, y que la expulsó de inmediato. Oakes se disculpó alegando que escribió su mensaje pensando en los miles de ciudadanos que están en los hospitales batallando por sus vidas, como Johnson; y en el personal sanitario que hace lo posible por salvar vidas, pese a carecer de medios para proteger ellos mismos del COVID-19.

A medida que la pandemia se ha extendido y han aumentando las víctimas -este martes se registró otro récord con 854 decesos- también lo han hecho los cuestionamientos a la gestión del Gobierno. Días pasados, una encuesta revelaba que un 56 % de los británicos consideran que las autoridades respondieron tarde a la crisis y en las últimas horas el número de quienes creen que las medidas de distanciamiento físico deben ser endurecidas ha crecido, al pasar del 38 % al 46 % en menos de una semana, reveló la empresa Yougov.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Johnson, víctima de su propia estrategia frente al virus