Las peticiones de ayudas sociales al Ayuntamiento ya multiplican por tres la media del 2019

El Ayuntamiento invirtió 91.000 euros extras en esos servicios en solo tres semanas


A Coruña

Las peticiones de ayuda al Ayuntamiento se disparan. Desde que comenzó la crisis del coronavirus, hace apenas tres semanas, los servicios sociales han tramitado 400 solicitudes. Son más de 17 cada día, cuando la media el año pasado era de 6.

Muchas de las peticiones, explica la concejala de Benestar Social, Yoya Neira, han sido presentadas por ciudadanos que antes no dependían de los servicios sociales. La mayoría de ellos necesitan respaldo económico para lo básico: comprar alimentos.

El aumento deriva del rápido deterioro de la situación económica, evidenciado por las cifras del paro del mes pasado, en el que se implantó el confinamiento con el fin de frenar el virus.

En marzo solía crearse empleo, pero en el de este año perdieron su puesto de trabajo más de 1.200 personas en toda el área metropolitana. En A Coruña fueron más de 700. Además en la comarca hay más de 28.400 trabajadores afectados por una regulación temporal de empleo.

Todo indica que una parte de las personas que han solicitado ayuda se encuentran en situación de desempleo. Pero la crisis del coronavirus también está teniendo un fuerte impacto en colectivos que obtenían sus ingresos de forma alegal. Vendedores y artistas ambulantes, manteros, mendigos o los trabajadores en negro no pueden ejercer sus actividades ante la imposibilidad de estar en la calle o acudir a su puesto. Tampoco tienen prestaciones sociales ordinarias, por lo que están pidiendo auxilio al Ayuntamiento o a entidades sociales que cuentan con su apoyo.

La Administración local ha respondido a la demanda y desde que comenzó la crisis ha concedido 174 nuevas ayudas económicas, derivadas a las entidades sociales con las que ya tiene convenios de colaboración firmados.

Trámites más ágiles

Al mismo tiempo se tramitaron las mencionadas 400 ayudas de emergencia. Con el fin de acelerar su gestión y permitir que sean solicitadas por ciudadanos que no pueden acudir a las oficinas en persona a causa del confinamiento, Benestar Social, la concejalía de Facenda y el departamento municipal de Intervención aprobaron cambios en los protocolos para su concesión.

Desde que arrancó la crisis también se han prestado 2.400 atenciones en las oficinas de servicios sociales que siguen en funcionamiento en Monte Alto, Elviña, San Diego, los Mallos y Labañou. Por otra parte, se ha aprobado una prórroga de un mes para beneficiarios de las ayudas para alimentación, que tenían una duración original de dos meses, y se ha establecido un protocolo con Vegalsa con el fin de que los ciudadanos puedan comprar comida con los vales municipales para una persona que no sea titular.

Inversión extra de 91.000 euros

El Ayuntamiento ha incrementado el gasto en servicios sociales en 91.000 euros en estas tres semanas. Ese gasto no tiene en cuenta todos los servicios que ya se prestaban de manera habitual -y que se han reformado para hacer frente a la enfermedad-, sino que está causado directamente por la incidencia de la pandemia del coronavirus.

El grueso de esa inversión se ha destinado al albergue provisional para personas sin techo que se levantó en el pabellón de Riazor, en el que se les facilita comida, atención sanitaria y alternativas de ocio y formación.

Ese dispositivo ha costado 63.000 euros, que se destinan a pagar a los trabajadores, las instalaciones en sí, alimentación, el alquiler de un hostal para refugiar a los beneficiarios afectados por enfermedades infecciosas, servicios de limpieza y demás.

Por otra parte, otros 28.000 euros han servido para pagar ayudas directas, entre ellas figuran 3.300 del programa A Flote y 25.000 euros que se han gestionado a través de Cáritas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las peticiones de ayudas sociales al Ayuntamiento ya multiplican por tres la media del 2019