Estados Unidos se asoma al abismo por la saturación de los hospitales

La grave falta de medios pone a los sanitarios contra las cuerdas

Unos empleados transportan dos cuerpos de personas fallecidas por coronavirus hacia una morgue temporal en el Centro Médico Wyckoff Heights  en el barrio neoyorquino de Brooklyn
Unos empleados transportan dos cuerpos de personas fallecidas por coronavirus hacia una morgue temporal en el Centro Médico Wyckoff Heights en el barrio neoyorquino de Brooklyn

washington / e. la voz

Superados los 10.000 fallecimientos y con 347.000 positivos, Estados Unidos se adentra en la noche de una crisis en la que Nueva York lleva la delantera. Pero todo el país se asoma al abismo por la escasez de material médico para combatir el coronavirus.

Con más de 130.000 contagios en el estado de Nueva York, el lunes se registraron allí cerca de 600 decesos, la segunda mayor cifra en un solo día. Su gobernador, Andrew Cuomo, destacó, sin embargo, una ralentización en el número de nuevos casos, en especial en el de hospitalizados al día. No obstante, admitió que «hay un enorme estrés sobre el sistema de salud».

Lo peor de Nueva York se concentra en la ciudad que le da nombre. Su alcalde, Bill de Blasio, desmintió ayer que su ayuntamiento haya puesto en marcha un plan para enterrar temporalmente cuerpos en parques de la ciudad, tal y como había anticipado en un tuit Mark Levin, el responsable de Salud. Aún así precisó Blasio que si fueran necesarios «tenemos la capacidad de hacerlo». De momento, «no estamos en el punto en que vayamos a hacerlo», añadió.

Levin, ante el revuelo levantado, reconoció que es un plan de contingencia y que se están moviendo en esa dirección. Más de 72.000 personas han dado positivo en la ciudad, donde el lunes murieron 219 personas. Casi 2.500 en total.

«Grave» falta de medios

A nivel federal, el inspector general de Salud publicó el lunes un informe preocupante. A partir de los datos recabados en 323 hospitales, alerta de la «grave» escasez de test y de la «generalizada» falta de material de protección para los sanitarios. La lentitud a la hora de conocer los resultados de los test, que llega a prolongarse más de una semana, implica que los hospitales ocupan camas con gente que espera la confirmación de las pruebas y mientras el personal médico gasta equipos de protección con enfermos que podrían no estar infectados.

El informe recoge además el estrés y el cansancio del personal. «No he visto nunca un nivel de ansiedad semejante», apunta el gestor de un hospital, cuyo testimonio, como el del resto, es anónimo. «Ven morir gente de 30, 40, 50 años. Eso es un daño emocional enorme». Por si fuera poca carga, algunos hospitales han amenazado con el despido a aquellos trabajadores que hagan públicas sus quejas por la falta de equipación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Estados Unidos se asoma al abismo por la saturación de los hospitales