Las pruebas para dar de alta, solo obligatorias para residencias

Los hospitales gallegos pactaron un documento común para la salida de los pacientes de los hospitales


vigo / la voz

La crisis del coronavirus cogió a los hospitales más preocupados por responder a la demanda sanitaria, diagnosticar a los pacientes y tratarlos que por cuándo y cómo se les daría el alta. Como explicaba ayer La Voz, el Ministerio de Sanidad acaba de publicar sus criterios generales de alta, pero los médicos que tratan el COVID-19 en los hospitales gallegos pactaron en los últimos días un documento común, al que ha tenido acceso este peródico.

de planta a casa

Sin prueba cuando se va a casa; con prueba cuando vive en una residencia. Para los pacientes que están en hospitalización convencional se ha decidido que se les puede mandar al domicilio si han pasado siete días desde el inicio de los síntomas, llevan dos sin fiebre y respiran mejor. No es necesario hacer pruebas diagnósticas. Se abre la posibilidad a dar altas antes de los siete días siempre que se haga una monitorización más estrecha. Pero estos criterios tienen una excepción: las residencias. Cuando el domicilio del paciente es un centro sociosanitario, entonces sí será necesario hacer una prueba. Las cautelas se extreman tras los más de mil contagios en Galicia.

de UCI a planta

Prueba para retirar aislamiento. En cuidados críticos solo se va a dar el alta a los pacientes que lleven más de 24 horas sin ventilación mecánica, algo que necesitan prácticamente todos los enfermos que entran en una uci. Para el alta no es necesario hacer una prueba, porque esta se hará solo a las personas a las que se les vaya a retirar el aislamiento. Para hacerlo, necesitan dos pruebas negativas con al menos un día de diferencia entre ellas.

curación

Pero no es lo mismo el alta del hospital que la curación. El documento interno la llama alta epidemiológica. De nuevo, hay varias posibilidades. Caso posible: sin prueba. El paciente tuvo una infección respiratoria, pero no se le tomó una muestra. Si estuvo 14 días en aislamiento domiciliario y mejoró, se le da el alta. No hay que guardar una cuarentena extra.

Caso probable o confirmado: sin prueba. A efectos médicos, el hecho de que las pruebas de laboratorio sean o no concluyentes marca pocas diferencias. Si no lo son, al paciente se le trata igual que si fuera positivo. Pero esto no significa que todas las personas con COVID-19 ingresen en un hospital. Más bien se intenta que no, para mantener los recursos sanitarios liberados. Al principio, las altas definitivas, incluso de quienes estaban en casa, se daban con una prueba negativa. Es lo que le sucedió a la familia de Moaña en la que se infectaron cuatro personas: tres permanecieron en aislamiento domiciliario y les pidieron la prueba a todos. Las dos mujeres dieron negativo y se las consideró curadas. Pero el adolescente dio positivo y tuvo que mantener el aislamiento. Con los nuevos criterios no sería necesario. Porque lo pactado entre los hospitales es que una vez superados 14 días de aislamiento domiciliario, y siempre que el cuadro clínico estuviese resuelto, se puede dar el alta.

Paciente que pasó del hospital a casa. Antes se explicaba que se le puede mandar a casa sin haber hecho ninguna prueba. Si es el caso, entonces el paciente tendrá que estar 14 días más en aislamiento domiciliario. Después de ese tiempo, si el cuadro clínico está resuelto, se le considera curado, sin prueba obligatoria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las pruebas para dar de alta, solo obligatorias para residencias