Las empresas de desinfección descubren un intrusismo peligroso a cuenta del coronavirus

Carlos Punzón
C. Punzón VIGO

SOCIEDAD

ANA GARCIA

Advierten que firmas de limpieza y jardinería se ofrecen a sanear espacios sin tener formación en mezclas ni protección

06 abr 2020 . Actualizado a las 00:18 h.

Las crisis generan multitud de pérdidas, pero también oportunidades y la desinfección se ha convertido en una actividad de alta demanda en la que hay grupos dispuestos a ofrecerse aunque no cuenten con la preparación ni los permisos necesarios para ello. La Asociación Galega de Empresas de Control de Plagas ha detectado un notable volumen de casos en los que la desinfección que se lleva a cabo para tratar de preservar del coronavirus a distintos espacios se están llevado a cabo por empresas de jardinería, firmas de limpieza o trabajadores de otros colectivos no autorizados. «Viñeronnos a roubar a merenda», dice gráficamente José Antonio Quiroga, presidente de la asociación, que advierte que la desinfección no se alcanza solo con una limpieza.

Por 60 euros

«Sabemos de casos nos que se están a ofrecer as comunidades de veciños desinfeccións dos espazos comúns a 60 euros, e iso é imposible. Non se trata de botar lixivia es xa está», advierte para añadir que el empleo de biocidas (sustancias químicas) son necesarias y su uso solo se puede realizar con conocimiento y precauciones técnicas.

«Hai moita confusión e intrusismo», añade el representante de las empresas de control de plagas y desinfección.

Quiroga advierte que además del fraude que supone que empresas no dadas de alta lleven a cabo esas tareas y sin seguros para sus trabajadores que contemplen todas las posibles incidencias, estas entrañan un alto riesgo para los que manipulen sustancias químicas, como advierte suele suceder periódicamente, con el cloro como principal fuente de origen de intoxicaciones y quemaduras.

«Non se trata de botar lixivia», insiste, «hai métodos máis efectivos, pero hai que saber empregalos, como botalos e que precaucións hai que ter despois», dice. «Pode sonar a esaxerado, pero manipular sen saber sustancias desinfectantes pode causar a morte», avisa José Antonio Quiroga.

Fuente de contagio

Incide en que para el sector resulta una temeridad además que se estén echando determinadas combinaciones para desinfectar sin portar material adecuado de protección o herramientas para una perfecta extensión de los productos. «Se se botan con un determinado diámetro de chorro pode non chegar a algunhas partes da superficie que se pretende protexer, e ó final non se terá feito nada, ademais de poder converterse en fonte de contaxio para os demais», prosigue en su argumentación.

La asociación de empresas de desinfección estima que en la actual crisis sanitaria no se está valorando suficientemente la preparación de sus trabajadores, ni sacando el provecho que sus empresas podrían aportar. «Non están a botar man de nós as administracións e pode ser un tempo perdido que logo é máis difícil de recuperar» concluye. Que no se haya incluido al sector en un primer momento entre las actividades prioritarias, es para el presidente del colectivo una muestra de que no se ha planteado en serio un plan de desinfección.

Agacpra reúne en su organización a 22 empresas del sector de toda Galicia dedicadas a desinfección, desinsectación, desratización, control y tratamiento de plagas, legionela y descontaminación en general.