El Meixoeiro procesa pruebas masivas para todos los internos de las residencias de Galicia

Sanidad obliga a todas las autonomías a informar de la situación en los centros y a priorizar a los mayores en los test


Vigo

La detección masiva del coronavirus en las residencias de mayores se convierten en una de las prioridades de gestión de esta emergencia sanitaria. Cada día aparecen nuevos casos. Ayer por la mañana, ya había en Galicia 50 centros de mayores y de discapacitados con positivos declarados de COVID-19. En total, son 876 las personas afectadas de COVID-19 y 44 los usuarios muertos (32 fallecieron en las propias residencias). Para saber exactamente qué está pasando, la Xunta ha decidido que a todos los internos de las residencias de Galicia se les tomen muestras y que se procesen de forma masiva en el servicio de microbiología del área sanitaria Vigo para averiguar cuántos internos y trabajadores están contagiados. En tres horas se puede determinar si todos los usuarios y trabajadores de un centro asistencial dan o no positivo en coronavirus.

«Estamos todo el día procesando muestras para barrer completamente las residencias de Galicia, que son clústeres muy importantes, por volumen y por prioridad», dice el jefe de servicio, Benito Regueiro. En el Meixoeiro se instaló recientemente un equipamiento con el que se pueden hacer cada día hasta 1.300 test moleculares (la llamada PCR), la principal prueba para diagnosticar el coronavirus.

Ese recurso es fundamental, pero no es el único. El jefe de servicio explica que detrás hay un enorme trabajo de coordinación: «Lo complejo es todo el sistema». A nivel central, hay un equipo coordinado por la Dirección Xeral de Asistencia Sanitaria del Sergas atendiendo este complejo frente. Se establece cuáles son prioritarias —sobre todo por tamaño—, se coordina la toma de muestras nasofaríngeas con el área sanitaria correspondiente y se envían en un transporte refrigerado a Vigo. La máquina las procesa y los microbiólogos diagnostican. «Tenemos garantizada la dotación de reactivos», dice Regueiro.

En el resto de áreas sanitarias también se analizan muestras de algunas residencias pequeñas, en función de las capacidades de los laboratorios de microbiología. Pero la prioridad es proteger los hospitales para que no haya brotes entre profesionales y pacientes, así como diagnosticar a los ciudadanos de la calle. Después, si tienen capacidad, algunos servicios procesan muestras de alguna residencia pequeña. Pero en principio se envían a Vigo. «En algunas hemos tenido muchos casos y en otras ninguno», explica Benito Regueiro. Conocer la realidad es lo que luego permite tomar decisiones.

Prioridad ministerial

Las cifras que está dejando el COVID-19 en las residencias de toda España llevaron ayer al Ministerio de Sanidad a emitir una orden de obligado cumplimiento a las comunidades autónomas y empresas para que declaren y remitan al Gobierno información de todos los casos que hayan surgido en los centros de carácter residencial y que hayan afectado a sus usuarios, trabajadores e incluso visitantes. El departamento que dirige Salvador Illa considera que la información epidemiológica de la pandemia es vital para «proteger a uno de los colectivos más vulnerables y que más severamente está siendo castigado en esta crisis sanitaria».

La desinformación que se vive en comunidades como Madrid, en la que la incidencia del coronavirus es realizada con cálculos aproximados, ha llevado a Sanidad a emitir la citada orden en la que se indica expresamente que «las autoridades competentes de las comunidades autónomas deberán cumplimentar y remitir al Ministerio de Sanidad la información relacionada con los centros de servicios sociales de carácter residencial». Dicha información será actualizada los martes y viernes.

El ministerio determina también que las autonomías deben de priorizar la realización de pruebas diagnósticas a los residentes y personal, así como poner en primer orden a ambos colectivos en la dotación de material de protección cuando se haya producido en el centro positivos.

Se faculta a las autonomías a intervenir las residencias, como ya ha hecho la Xunta en DomusVi en Barreiro (Vigo) y Cangas, medida que permitirá dar el alta, baja, reubicación y traslado de los residentes a otros centros, con independencia de su carácter público o privado. También posibilita poner en marcha nuevos centros residenciales , como ha hecho la Xunta en Panxón.

Por último, la orden declara voluntaria la incorporación de los liberados sindicales a sus puestos de trabajo en las residencias, en lugar de movilizarlos a todos, como se decidió la semana pasada.

En Galicia se ha llegado a 554 residentes y trabajadores de centros asistenciales afectados, 113 más en la última jornada. La mayoría han sido declarados en la residencia Nuestra señora de la Esperanza San Rosendo de Ourense, donde de los 25 contagiados hasta ahora se ha pasado a 106, además de 34 trabajadores. Hay cuatro fallecidos a mayores en las residencias, ya que se han dejado de incluir en ese listado a los que mueren en hospitales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

El Meixoeiro procesa pruebas masivas para todos los internos de las residencias de Galicia