Militares retirarán cadáveres de calles y domicilios en Guayaquil

HÉCTOR ESTEPA BOGOTÁ / E. LA VOZ

SOCIEDAD

Vecinos de Guayaquil esperan al lado de dos ataúdes colocados en plena calle, cerca de un hospital
Vecinos de Guayaquil esperan al lado de dos ataúdes colocados en plena calle, cerca de un hospital STRINGER || Reuters

Las autoridades están desbordadas ya que hay al menos 450 cuerpos sin recoger en la urbe ecuatoriana, la mayoría en sus casas

05 abr 2020 . Actualizado a las 18:30 h.

Un cadáver yace en el suelo de una zona comercial de Guayaquil, la capital económica de Ecuador. Por delante pasan varias personas con mascarilla, trabajadores de una ciudad que el próximo domingo cumplirá tres semanas confinada por el coronavirus. El lugar ha sido acordonado, pero el cadáver permanece en el suelo. El hecho se produjo el pasado lunes y no es aislado. Se repite en parte de los barrios y colonias de la capital.

Las autoridades están desbordadas. Hay al menos 450 cuerpos sin recoger en la urbe ecuatoriana, la mayoría en domicilios privados, según informa el diario local El Universo, que ha tenido acceso a un listado policial. Algunos casos habrían sido desatendidos durante más de 72 horas. «Muchas funerarias, o quienes estaban dando estos servicios, no los están dando o prefieren que hagan el levantamiento la policía o las fuerzas armadas, por temor a que sean casos de contagios de coronavirus», dijo la ministra de Gobierno, María Paula Romo, al diario El Comercio.

Las funerarias se defienden aludiendo que no dan abasto. El Registro Civil ha anotado el triple de actas de defunción que las que se producen normalmente. El promedio diario en la ciudad es de unas 20 o 40 muertes, pero la semana pasada fueron expedidas más de 120 diarias, según la prensa local. Eso ha provocado un colapso del sistema. Algunos ciudadanos habrían decidido sacar a la calle a sus familiares fallecidos por el coronavirus, o por otras enfermedades -muchos no saben la causa- por temor a la pandemia y por el estado en el que comienzan a encontrarse los cuerpos.