Medio mundo está confinado, pero la bomba de relojería está en la otra mitad

La expansión de la pandemia por los países pobres pone en riesgo su control


Redacción / La Voz

Una víctima mortal y 62 contagiados. Son los últimos datos oficiales de la propagación del coronavirus en Melilla. No son muchos, en comparación con el resto del Estado español. Y sin embargo, la ciudad autónoma celebró ayer con regocijo la llegada del Galicia, un buque de la Armada enviado por el Ministerio de Defensa y dotado de uci, quirófanos y ambulancias. No es de extrañar. El problema de Ceuta y de Melilla no se reduce a sus contagios internos, sino a los que puedan llegar del exterior en un continente empobrecido en el que las desigualdades económicas, las turbulencias políticas y el maltrecho sistema sanitario impiden el control de la pandemia. No le preocupa solo a los africanos.

Gracias por leer La Voz de Galicia

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Accede a todas las noticias de la web y la app, lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y consulta la hemeroteca
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Medio mundo está confinado, pero la bomba de relojería está en la otra mitad