El estado de alarma en las cárceles: llegan las videollamadas para hablar con las familias

Instituciones Penitenciarias envía un total de 205 móviles a sus prisiones


Compensar las restricción de las comunicaciones derivadas del estado de alarma en las cárceles. Con este objetivo, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha enviado a las prisiones dependientes de la administración 205 móviles para que los reclusos puedan contactar por videollamada con sus familias o abogados. Una medida que, sin duda, contribuirá a aliviar la tensión en las cárceles.

Según ha informado este martes el organismo dependiente del Ministerio del Interior, las videollamadas tendrán diez minutos de duración y se realizarán en espacios en los que se garantice la intimidad y la seguridad, estando, en todo caso, vigiladas por un funcionario para evitar un uso inadecuado. Apuntan, por ejemplo a la toma de fotos.

La medida busca paliar la suspensión de las visitas y de los vis a vis, acordada como medida de protección frente al coronavirus, y se suma al aumento del número de llamadas a las que tienen derecho los penados.

Serán los directores de las cárceles quienes ordenen el uso de los móviles, custodiados por funcionarios, entre todos los internos que lo soliciten, garantizando las medidas higiénicas para evitar posibles contagios.

Apuntan desde Instituciones Penitenciarias que los Servicios de orientación jurídica, que quedaron suspendidos por el estado de alarma, se están reactivando mediante las videollamadas y videoconferencias con los colegios de abogados. Y además se permite que los letrados puedan contactar con los internos a través de los teléfonos que faciliten los centros y, excepcionalmente, por locutorio, siempre que las condiciones sanitarias del interno permitan su desplazamiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El estado de alarma en las cárceles: llegan las videollamadas para hablar con las familias