La industria  en Ourense hiberna a regañadientes

La actividad en las áreas empresariales se reduce todavía más entre críticas por «improvisación» en el «cerrojazo total». La construcción, también frena en seco

Las obras de la estación intermodal de Ourense, paralizadas
Las obras de la estación intermodal de Ourense, paralizadas

ourense / la voz

El cinturón industrial de Ourense, que tiene su principal eje entre las áreas industriales de San Cibrao das Viñas y Pereiro de Aguiar, amaneció este lunes casi como si fuera un domingo. El endurecimiento de las medidas para parar la producción y limitarla a lo esencial dejó imágenes poco habituales en un lunes en polígonos como el de San Cibrao das Viñas. Con todo, el parón no fue total, ya que son muchas las compañías que tienen autorización para mantener su actividad y hay otras que apuraron el día de moratoria decretado por el gobierno para organizar su cierre.

A la espera de datos oficiales del parón de producción, en el polígono de San Cibrao das Viñas apuntan a que durante las dos últimas semanas de confinamiento se redujo la producción en hasta un 52 %. Con este endurecimiento esa cifra caerá todavía más. Algunas de las principales empresas de estas áreas ya habían paralizado su producción antes de que lo obligara el Gobierno y habían enviado a sus trabajadores a casa. Es el caso, por ejemplo, de Finsa o auxiliares de la automoción como Faurecia, Megatech o Hispaplasti. Otras, como Adolfo Domínguez habían rebajado el nivel de actividad casi a mínimos al aplicar también ERTE parciales en sus plantillas.

Entre las que mantenían su producción y ahora se ven obligadas a parar está Rodríguez López Auto, que fabrica ambulancias que exporta a diferentes mercados. Tampoco tiene movimiento ya la carrocera UNVI o constructoras como Orega, que tiene su sede en el parque empresarial de Pereiro. En Barreiros, la imagen no difiere mucho de la que se vivió en los últimos quince días, toda vez que los concesionarios que se alojan en su fachada principal ya habían parado. Ahora se ven, en todo caso, afectados más sectores y eso ha generado el malestar de su presidente. «Esta medida non vou a dicir que sexa absurda, pero non ten moito sentido decretar un cerrojazo así dun día para outro. O normal é mandar un peche ordenado e non deixarnos con este desconcerto total. Eu tiven que avisar aos traballadores da miña empresa cun watsap ou cun correo de que o luns non viñeran a traballar», explicó Alejandro Cruz.

Es un mensaje muy similar al que envió ya el domingo la Confederación Empresarial de Ourense (CEO) que entendía que la medida adoptada por el gobierno provocaría el «caos» en muchos sectores.

El ladrillo, preocupado

Una imagen que también dejó de verse en Ourense fue el de los obreros trabajando en las diferentes obras repartidas por la ciudad. La más simbólica, la de la primera fase de la estación intermodal de Ourense se vio frenada en seco. Afecta a la construcción de la nueva terminal de autobuses y también al párking subterráneo planteado en la explanada de la actual terminal.

Es, precisamente, el de la construcción uno de los sectores que se siente más perjudicado con la decisión adoptada el domingo en el Consejo de Ministros. El presidente de ACO, Santiago Ferreiro, considera que la paralización de su sector tenía que haberse tomado ya cuando se declaró el estado de alarma: «Entiendo que es precipitado e improvisado. Pedimos un cierre ordenado, porque hay muchas obras que no se pueden frenar de un día para otro. Creemos que es una medida que llega quince días tarde, porque quedamos en una situación clara de indefensión y que no nos dan todas las herramientas para hacer frente a esta crisis como sí que ha sucedido en otros sectores. Llevamos quince días trabajando en precario y, en muchas ocasiones, con más costes para adaptarnos a las exigencias de seguridad, que producción. Estamos muy preocupados, porque entendemos que esto va a durar más de quince días». De hecho, en muchas obras en la jornada del lunes se «cerraba el tajo» para acatar ese parón.

En todo caso, los agentes empresariales consultados entienden que a partir de hoy el parón será más evidente y que hacia final de esta semana y la que viene, coincidiendo con Semana Santa, es cuando se verán los resultados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La industria  en Ourense hiberna a regañadientes