Sanidad restringe aún más las medidas en los entierros: ahora solo tres personas

La Voz REDACCIÓN

SOCIEDAD

XOÁN REY

Desde este lunes tampoco se permiten los velatorios. Además, el Gobierno insiste en que las funerarias no podrán subir sus tarifas

30 mar 2020 . Actualizado a las 19:03 h.

El Ministerio de Sanidad prohíbe desde este lunes los velatorios de todo tipo y cultos religiosos o ceremonias civiles fúnebres y restringe a un máximo de tres familiares o allegados la comitiva en entierros o cremaciones, para así limitar el contagio del coronavirus. Además de estas tres personas podrá estar presente el ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto.También se prohíben los velatorios en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, así como en los domicilios particulares.

En el caso de fallecidos por COVID-19, no se podrán realizar prácticas de tanatoestética, intervenciones de tanatopraxia ni intervenciones por motivos religiosos que impliquen procedimientos invasivos en el cadáver. La orden establece, también, que se pospone la celebración de cultos religiosos y ceremonias civiles fúnebres hasta la finalización del estado de alarma. En todo caso, se deberá respetar siempre la distancia de uno a dos metros entre ellos.

En cuanto a la contratación de servicios funerarios, Sanidad dispone que durante el período de vigencia del estado de alarma los precios de los servicios funerarios no podrán ser superiores a los vigentes con anterioridad al 14 de marzo de 2020. En el caso de servicios ya abonados a precios superiores, la empresa deberá devolver la diferencia y, en caso de no poder llevarlo a cabo, el usuario dispondrá de seis meses desde la fecha de finalización del estado de alarma para solicitar el correspondiente reembolso.

Las empresas deberán facilitar al usuario, antes de la contratación del servicio, un presupuesto desglosado por cada uno de los conceptos y la lista de precios vigente con anterioridad al 14 de marzo de 2020, aun en el supuesto de que resulte necesario realizar actuaciones específicas como consecuencia de los fallecimientos producidos por causa del COVID-19.

Entrada de la morgue del hospital Severo Ochoa de Madrid

¿Cómo lloramos a los difuntos sin poder despedirnos de ellos?

s. c.

La pérdida de un ser querido es un proceso complicado en cualquier situación, pero esta crisis y las necesarias precauciones conllevan un plus de dolor ante la imposibilidad de acompañar a esa persona en sus últimas horas y despedirse de ella, como tampoco se recibe el consuelo y cariño de las personas que nos quieren. Ante lo singular del momento, un colectivo de diferentes profesionales -trabajadoras sociales, psicólogas y enfermeras- del Instituto IPIR realizó una guía con recomendaciones. Hay otras muchas, como la de MadridSalud. 

la muerte

Sentimientos y emociones. Es normal sentir tristeza, rabia, culpa, impotencia. Incluso, apuntan, que uno esté confuso y sienta incredulidad, como si no le estuviese ocurriendo.

Seguir leyendo