El primer positivo lucense en coronavirus, ya en casa: «Teño ganas de traballar»

El focense fue también el primer alta hospitalaria. Ahora, Paco descansa en su hogar, donde debe estar recluido hasta el día 1


FOZ / LA VOZ

Transmite optimismo y asegura que se siente cada día más fuerte. El primer paciente diagnosticado de coronavirus en la provincia de Lugo se recupera en su casa. Nos pide anonimato y accede a compartir vivencias y a reflexionar sobre la situación a la que se enfrentó. Esta periodista hubiese querido una entrevista en persona, pero las circunstancias nos obligan a mantener una agradable conversación por teléfono, una conversación que invita a la esperanza. Paco, el entrevistado, tiene 60 años y es vecino de Foz. El pasado 18 de marzo recibió el alta en el Hospital Lucus Augusti de Lugo (HULA) y desde entonces sigue en su domicilio, donde deberá permanecer recluido hasta al menos el día 1. En su hogar aprovecha para descansar y para seguir pautas diarias, como tomarse la fiebre y medir la saturación pulmonar, y comunica esos resultados a través de la plataforma Telea al personal sanitario que le hace un seguimiento. En su fortín dedica horas a leer y a conversar por teléfono con amigos y familiares.

Cuando se le pregunta cómo se encuentra y qué es lo que le tarda hacer, confiesa: «Estou ben. Teño ganas de traballar, pero tampouco é que teña ganas de facer nengunha cousa en especial. Estamos nunha época de confinamento, coas limitacións que isto representa. E por iso, o que quero e desexo é que todo isto vaia ben, que haxa o menor número de casos posibles, e que meus pais e miña sogra e todas as persoas maiores non teñan nengún problema. Eso é o único que quero. Non penso en divertirme nen en facer nada especial». Cuando pueda pisar la calle aprovechará para compartir una celebración con amigos de Foz, de Lugo y de otros lugares, «pero o máis importante é que se vaia solucionando este asunto, por min e por toda a poboación. Son unha persoa bastante positiva e trato de enviar unha mensaxe de tranquilidade».

 

Dolores musculares

Recuerda que el 1 de marzo, aquejado de fiebre y dolores musculares, contactó con el 112. Le aconsejaron que alternara paracetamol e ibuprofeno, pero el malestar continuaba y al día siguiente fue al centro de salud local, donde le indicaron que siguiera con la misma medicación. Al persistir la fiebre llamó el 5 a su médica de cabecera, quien al día siguiente le derivó al Hospital Público da Mariña, donde le hicieron una placa de pulmón de frente y le enviaron a casa, explica. El sábado 7 se seguía encontrando mal y el domingo 8 volvió al hospital de Burela, donde le hicieron pruebas y una placa lateral del pulmón izquierdo. «Víronme como unha mancha e xa quedei no hospital», explica. Al día siguiente, lunes 9, «unha doctora comunicoume que era positivo en COVID-19 cunha pequena neumonía. A miña muller fora á casa nese momento e xa a localizaron para dicirlle que non se movera do domicilio, aonde lleforon facer as probas. Eu fun o primeiro e ela, a segunda» (ella ya dio negativo desde el 23 y se lo comunicaron el 26; este sábado 28 fue el primer día que salió a la calle, a la farmacia y a la tienda)». El lunes 9 él fue trasladado al HULA, donde permaneció ingresado hasta el pasado 18.

" O que quero e desexo é que todo isto vaia ben, que haxa o menor número de casos posibles"

¿Qué se le pasó por la cabeza cuando le ratificaron entonces que era positivo? «Eu son unha persoa bastante forte, non me derrumbo facilmente. Tratei de levalo con bastante serenidade e tranquilidade. Teño que dicir que nunca me sentín agobiado. Os síntomas que eu tiven foi moita dor muscular, febre alta algún día e despois febrícula, pero nunca tiven tos», matiza el entrevistado, que confirma que a finales de febrero, entre el 22 y el 25, pasó junto a su mujer unos días en Madrid por asuntos familiares: «Supostamente foi alí onde me contaxiei».

  "Bendito Amancio Ortega que volve facer batas!"

Pese a lo complicado y delicado de la situación, guarda buenos momentos del HULA: «O trato dos sanitarios foi espectacular, marabilloso, tanto das enfermeiras como dos médicos como do resto do personal. Eles animábanme a min e eu a eles. Foi unha alegría saber que me podía vir para a casa, aínda que non quería virme antes de tempo porque tamén sabía o que estaba pasando fóra. Todos os sanitarios, amigos, xefes, familiares e demais se portaron moi ben comigo. Cando me fun do HULA emocioneime moito. Eles aplaudíronme a min e eu a eles». Es consciente del gran apoyo que ha sido su familia y confiesa que detesta los bulos «porque poden facer moito dano». A quien aplaude, y fuerte, es al grupo Inditex, por su «gran colaboración» en diferentes frentes, también en estos momentos de crisis sanitaria: «Bendito Amancio Ortega que volve facer batas!».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El primer positivo lucense en coronavirus, ya en casa: «Teño ganas de traballar»