«En Portugal se tomaron más en serio el coronavirus desde el primer momento»

El joven ourensano atesora experiencias laborales en Londres y en Lisboa


ourense / la voz

Marcos Ivazpi tiene 24 años y, pese a su juventud, ya cuenta con un amplio recorrido en la diáspora. Asentado en Lisboa desde el pasado mes de septiembre, trabaja como responsable de comunicación y relaciones públicas en una concept store de lujo. Reconoce que llegó a la capital del país vecino casi de rebote. Tras una experiencia breve en Inglaterra, de la que no guarda un gran recuerdo, se mudó a Portugal luego de un intento fallido por asentarse en Brasil. «La verdad es que le doy muchísima importancia al clima, y vivir en una constante nube gris se me hacía cuesta arriba», explica. En Lisboa tiene, en ese sentido, un escenario mucho más agradable. «Todos los veranos suelo mudarme a Latinoamérica para desconectar del estilo de vida que llevamos en Europa y tras mi año en Reino Unido me lo planteé para una temporada más larga. Como no pude quedarme en Brasil acorté cuerda y busqué un destino parecido en Europa», relata.

Como demuestra su biografía, a Marcos no le cuesta adaptarse a nuevos estilos de vida y destinos, aunque reconoce que le ha sorprendido que la escasa distancia que separa Lisboa de Ourense no impide que haya un cambio cultural considerable. La diferencia en los horarios para organizar el día o el simple hecho de que en los locales todavía se permite fumar son solo algunos de esos hábitos diferentes entre España y Portugal. Pero hay más. «El protocolo y la educación tienen mucho más peso. Todo el mundo hace colas esperándolas con mucho rigor. Siempre te dan los buenos días y, en general, el trato al desconocido es bastante más cortés», relata. También define a la sociedad portuguesa como más conservadora y que entiende que se refleja muy bien en el papel de la mujer en la sociedad portuguesa. «Con mi experiencia personal también he podido ver que para ellos, una persona perteneciente a una minoría étnica o LGTBI+ se considera un ciudadano de segunda de una manera mucho más generalizada que en nuestro país. Es algo que resulta muy chocante en Lisboa, al tratarse de una de las ciudades más multiculturales de Europa. Es algo que me ha provocado bastantes enfrentamientos a lo largo de mi estancia aquí», relata.

El impacto del COVID-19

A Marcos la crisis mundial del coronavirus y que tiene a España confinada le ha cogido en un país que ha optado por medidas muy drásticas desde el primer momento y que, de momento, no está entre los más afectados por el COVID-19. «No me planteo regresar a casa, porque por ahora la situación es mucho mejor aquí, y aunque no fuera así, tampoco lo haría porque me parece una absoluta irresponsabilidad, para con uno mismo y los demás», señala.

Sobre cómo está viviendo esta situación alejado de los suyos, Marcos indica: «La vivo como si estuviera en España. Aquí va más lento, pero también es cierto que se ha actuado más rápido. Yo, por ejemplo, comencé a teletrabajar a la vez que mis amigas residentes en España. Los portugueses son mucho más protocolarios, y por lo que veo, afirmaría que se lo tomaron más en serio desde un primer momento».

Por su experiencia vital, Marcos Ivazpi considera que vivir en el extranjero una temporada enriquece «muchísimo y te ayuda enormemente a desenvolverte de una manera mucho más objetiva». Sobre Lisboa, y aunque es una ciudad conocida y con pocos secretos para muchos ourensanos, lanza una recomendación gastronómica: «Cuanto peor pinta tiene el sitio y más cutre parece, mejor vas a comer. El centro se ha vuelto muy turístico y está lleno de sitios pretenciosos, así que lo mejor siempre es recurrir a pequeñas tascas en las que puedes probar lo mejor de Portugal, con una calidad buenísima y a unos precios de locos». Para lo que no tiene, al menos de momento respuesta, es para el por qué de su arroz blanco tan rico. «Es el mejor del mundo. Yo no sé cómo, pero está increíble en todos los sitios», concluye el joven ourensano.

 

así es vivir en lisboa

Lisboa es la capital de Portugal. Con algo más de medio millón de habitantes es la ciudad más populosa del país vecino. Pese a que no está tan llena de gallegos como sucede en las ciudades del norte del país, la colonia española es muy elevada. Eso le permite a Marcos combatir una de las cosas que más hecha de menos de la sociedad española: «Nuestro concepto de vida social está mucho más arraigado».

De Inglaterra a Lisboa, con Brasil en mente.

trayectoria vital

De Inglaterra a Lisboa, con Brasil en mente. Tras finalizar su formación académica en el Istituto Europeo di Design, con la titulación de Comunicación, Imagen y Estilismo de moda, Marcos Ivazpi residía en Inglaterra. Su pasión por el buen tiempo, le llevó a buscar un nuevo destino en su periplo profesional y vital. Su idea inicial era establecerse en Brasil, pero llegó a Lisboa casi de rebote. Quería compaginar un máster de Visual Merchandising en la sede que su universidad tiene en Río de Janeiro con algún trabajo ocasional, pero la cuestión de los visados le complicó sus planes y acabó por aterrizar en Lisboa. Comenzó a encadenar trabajos en la capital portuguesa y dejó la idea del máster de lado. En la actualidad, trabaja como responsable de comunicación y relaciones públicas en una «concept store» de lujo. Por el momento, entre sus planes no entra el de regresar a Ourense: «No es una idea que ronde mi cabeza. Estoy superorgulloso de ser gallego y me encanta pasar tiempo allí, pero necesito estímulos constantemente».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«En Portugal se tomaron más en serio el coronavirus desde el primer momento»