La Casa Blanca admite que los casos de coronavirus ya podrían contarse por millones

La Voz REDACCIÓN

SOCIEDAD

Donald Trump, de espaldas, abandona la sala de prensa de la Casa Blanca para dar paso al científico responsable de la gestión de la epidemia, Anthony Fauci
Donald Trump, de espaldas, abandona la sala de prensa de la Casa Blanca para dar paso al científico responsable de la gestión de la epidemia, Anthony Fauci JONATHAN ERNST

El científico estadounidense responsable de la gestión de la crisis, Anthony Fauci, se negó a dar un pronóstico más exacto

29 mar 2020 . Actualizado a las 20:32 h.

El avance de la pandemia del COVID-19 cada vez se hace más patente en Estados Unidos, el país que ya lidera las cifras de contagio a nivel mundial. Después de la polémica presidencial que tuvo lugar ayer, en la que el presidente Donald Trump sugirió que estaba estudiando el confinamiento para las ciudades de Nueva York y Nueva Jersey, así como para varias zonas de Connecticut, y que con el paso de las horas acabó retirando de la mesa. Desde la Casa Blanca, el científico al cargo de la gestión de la epidemia, Anthony Fauci, ha admitido que los infectados de coronavirus ya podrían contarse por la friolera de millones, cantidad que abriría la puerta a una horquilla de entre 100.000 a 200.000 muertos.

 A pesar de esta afirmación, fue el propio Fauci el que recomendó a Trump que no estableciese la cuarentena en las áreas antes mencionadas, alegando que era mejor apostar por un endurecimiento de las restricciones de movilidad de las personas y circulación de vehículos. Con todo, el director del Instituto de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas se mostró cauteloso, negándose a dar un pronóstico de mayor exactitud sobre la situación de la epidemia en la actualidad.

No obstante, Anthony Fauci sí dejó entrever que están teniendo problemas para poder detectar los vectores de transmisión del coronavirus, una cuestión que achacó a una capacidad «bastante débil», tal y como se desprende de los últimos datos oficiales publicados, que sitúan el número de infectados por COVID-19 en los 123.000 casos -con más de 2.600 en estado crítico- y 2.229 muertos.