Materno y Piñor oxigenarán la actividad asistencial si los ingresos se multiplican

El Sergas concentrará la atención del Covid-19 en el nuevo edificio de hospitalización del CHUO


ourense / la voz

El área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras se reorganiza para hacer frente a un aumento de positivos por coronavirus en la provincia. Este viernes, el Sergas contabilizó 302 casos activos, lo que ha motivado que se apriete el paso para acelerar el plan de contingencia previsto para frenar la pandemia. Por ahora se contempla centralizar los ingresos positivos por COVID-19, así como los sospechosos, en el nuevo edificio de hospitalización del CHUO.

Técnicamente ya se hacía, porque los afectados estaban en las alas norte y sur de la sexta planta, además de parte de la quinta, pero el impacto diario de la enfermedad también ha llevado a la gerencia a crear una UCI específica para los 9 pacientes ingresados y con un diagnóstico más severo. Este servicio se puso en marcha el jueves en el espacio que hasta ahora ocupaba la Unidad de Recuperación Posanestésica (URPA), trasladada al área de Cirugía Mayor Ambulatoria.

La idea central del plan de contingencia, según señalan desde el Sergas, es separar la actividad asistencial habitual de la asistencia a pacientes afectados por el coronavirus. «Trabállase en espello, con accesos separados desde a entrada, vía urxencias ou traslados desde outros centros, con unidades dedicadas exclusivamente a súa atención, limitando así os riscos de extensión e contaxios, reducindo o consumo de equipos de protección individual (EPI), que a día de hoxe continúan a ser limitados», indican desde la gerencia.

En el punto de mira están ahora mismo el Materno Infantil, el edificio Cristal y Piñor. A medida que se vayan multiplicando los ingresos está previsto abrir más espacios para los positivos o sospechosos en otras áreas y plantas del nuevo edificio de hospitalización, lo que implicaría trasladar la actividad asistencial del día a día a otras ubicaciones del propio Materno o Piñor.

El plan de contingencia contempla diversos escenarios en función de cómo evolucione el contagio de la patología en la provincia. En todo caso, el Sergas baraja que para el ingreso de pacientes COVID-19 se podrían habilitar, en una primera fase, hasta 400 camas de hospitalización convencional y 60 de afectados críticos. Este viernes, el CHUO 47 nuevas camas tras un pedido que había realizado días atrás, y se prevé que lleguen más de un segundo encargo.

En Piñor, pacientes afectados por el nuevo coronavirus

Mientras tanto, el proceso para habilitar Piñor como centro de hospitalización de pacientes que sufren el nuevo coronavirus Sars Cov-2 ya está en marcha. En una primera fase se dispondrá de hasta 60 camas en el recinto, número que se iría ampliando en función de las necesidades de ingreso y según evolucione la pandemia.

Por ahora, el grueso de pacientes de la provincia que están ingresados con diagnóstico confirmado se encuentran en el CHUO, aunque también hay casos en los hospitales comarcales. En este sentido, los centros sanitarios de Verín y O Barco de Valdeorras ya han habilitado espacios para el aislamiento de los usuarios que ya realizaron el test y dieron positivo, así como para los sospechosos de padecerlo por sus síntomas. En los dos comarcales se han habilitado circuitos separados de entrada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

Materno y Piñor oxigenarán la actividad asistencial si los ingresos se multiplican