El coronavirus paraliza o demora obras públicas en la provincia

La Plaza de Abastos, parada por no poder ejecutar el desalojo de los okupas

El repintado de las calles donde se mejoró el firme tendrá que esperar
El repintado de las calles donde se mejoró el firme tendrá que esperar

Ourense

La crisis del coronavirus y las restricciones impuestas por el estado de alarma han tenido un efecto desigual en el sector de la construcción. Inicialmente, la Policía Local paralizó todas las obras que se estaban ejecutando en el municipio, pero después permitió que recuperasen su actividad. Pese a todo, el miedo al contagio y las trabas administrativas o jurídicas están demorando o incluso paralizando la ejecución de algunas obras públicas.

La concejala de Seguridad, María del Mar Fernández Dibuja, explica que la Policía Local interpretó que la actividad del sector de la construcción debía paralizarse y actuó en consecuencia hasta que el Gobierno central precisó en detalle qué estaba permitido y qué no durante el estado de alarma. A partir de ese momento se autorizó a las constructoras retomar su trabajo. Antes, los agentes llegaron a parar obras largamente reivindicadas por el propio Concello de Ourense, como la reforma del Museo Arqueolóxico Provincial en la Praza Maior, que arrancó recientemente después 17 años de trámites y demoras. Tras unos días sin actividad, los obreros ya han vuelto al tajo.

Con la reforma integral de la Plaza de Abastos no ha ocurrido lo mismo. Allí el principal problema son los okupas que han establecido su residencia en los viejos puestos de venta. El pasado día 16 de marzo el Ayuntamiento estaba citado en los juzgados y el gobierno municipal confiaba en que se dictase una orden de desalojo de esas personas. Sin embargo, toda la actividad judicial fue paralizada para evitar la propagación del coronavirus, incluida esa vista. Los trabajos iniciales no se veían afectados por la presencia de los okupas, pero ahora ya no es posible continuar con las obras y, sin la resolución del juez, no es posible desalojarlos, explica la concejala de Seguridad.

También se ha paralizado el plan de reasfaltado en las calles de la ciudad puesto en marcha el pasado día 13 de marzo por el Concello de Ourense. Llegó a renovarse el firme de tres calles en el entorno del Xardín do Posío - Galicia, Xosé Ramón Fernández Oxea ‘Ben-Cho-Shey’ y Lugo- pero ya no dio tiempo a pintar la señalización horizontal. El concejal de Infraestructuras, Miguel Caride, explica que decidió no seguir con los trabajos para evitar el riesgo de contagio de los operarios. El gobierno municipal retomará el plan de reasfaltado cuando termine la crisis, indica Caride.

Las que siguen

Pese a todo, hay obras que siguen ejecutándose con normalidad. Ni el coronavirus ha conseguido paralizar la construcción de la terminal de autobuses de la estación intermodal. Desde la Consellería de Infraestruturas explican que se están cumpliendo los plazos y que no se prevén retrasos. Lo mismo ocurre con el enlace del polígono de San Cibrao das Viñas a la A-52. Esta última actuación la ejecuta Copasa. La empresa asegura estar extremando las precauciones para evitar posibles contagios y garantiza, por ahora, la ejecución de todas las obras que tiene en marcha.

Y es simplemente por ahora porque el sector no descarta que el Gobierno endurezca las restricciones y ordene paralizar por completo su actividad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El coronavirus paraliza o demora obras públicas en la provincia